¿ESCLAVO O LIBRE? Martínez, 1er regresado de Japón que quiere jugar de refuerzo

Las declaraciones de Martínez, sin embargo, acaban de llegar tras su renovación de contrato para volver a Japón en el 2019. ¿Coincidencia? ¿Compromiso?
Las declaraciones de Martínez, sin embargo, acaban de llegar tras su renovación de contrato para volver a Japón en el 2019. ¿Coincidencia? ¿Compromiso?

Por Daniel de Malas / swingcompleto@gmail.com

El receptor de los Cocodrilos de Matanzas, Ariel Martínez, ha declarado a Radio Rebelde que quiere unirse a Las Tunas en lo que resta de la actual Serie Nacional de Béisbol, contrario a lo expresado por Alfredo Despaigne y por los recientes comentarios de Yurisbel Gracial, que asegura su salud es un problema para cumplir como refuerzo.


De manera escandalosa la Federación Cubana de Beisbol decidió incluir a los 6 peloteros que juegan en Japón contratados a través de ellos (Raidel Martínez, Iván Luis Colás, Liván Moinelo y los mencionados Martínez, Despaigne y Gracial), sin contar con los peloteros.






Inmediatamente el slugger Alfredo Despaigne hizo pública su molestia con el tema, a lo que la Federación respondió que tendrían un mes de descanso y luego al terreno.

Las declaraciones de Martínez, sin embargo, acaban de llegar tras su renovación de contrato para volver a Japón en el 2019. ¿Coincidencia? ¿Compromiso?

Esta es una historia que nos gustaría contar con mayor profundidad, así que estaremos pendientes, pues lo del beisbol 'libre' parece tanto un acto de esclavitud moderna e institucional, que no dejaramos pasar por alto.

Acá las delcaraciones del matancero:

Por Guillermo Rodríguez.

El matancero Ariel Martínez Marrero, expresó al programa Deportivamente de Radio Rebelde que tiene la mayor disposición para jugar con los “Leñadores” de Las Tunas, en lo que resta de la actual Serie Nacional de Béisbol. 



Ariel, quien recientemente renovó contrato con los “Dragones” de Chunichi de la Liga Profesional de Béisbol, elogió el desempeño de los tuneros y dijo que para él sería una gran oportunidad el poder compartir con atletas de tanta calidad. “A Las Tunas yo creo que pocos no lo dan ahora mismo como el gran favorito, están bateando, fildeando, sus lanzadores se han comportado bien y para colmo los refuerzos que escogió el profesor Pablo Civil les están rindiendo a las mil maravillas”.

Natural del Consejo Popular Itabo, en el municipio matancero de Martí, comentó que inmediatamente que se levantó buscó el programa de los refuerzos para ver quien lo había escogido. “Estaba al tanto, ya que la actuación de Matanzas este año no fue buena. Sabía que iba a resultar complicado participar en la segunda fase. Fui el último que llamaron y como una cosa obligada casi, pero sí estuve al tanto”. 

El joven de solo 22 años señaló que llevan ocho meses en Japón, alejados de la familia, pero considera que a raíz de la estancia en dicha Liga le ha cogido mucho amor a los terrenos de béisbol. 

“Lo ideal sería ahora descansar junto a nuestros seres queridos, estar con mi padre, que nunca quisiera separarme de él. Pero bueno, este fue el deporte que escogí, es lo que me gusta hacer, le he cogido tremendo amor a mis arreos de cátcher, si se me da el chance de jugar con Las Tunas estoy en la mejor disposición”. 



En su primera incursión en una liga foránea, el “Güajiro”, como lo llaman desde pequeño en el mundo del béisbol, incluso este sobrenombre se ha hecho popular también en Japón, participó en la Liga de Desarrollo, donde jugó 39 choques, pegó 21 imparables en 88 veces al bate, promedió 239, con un doble y tres triples. Su OBP fue de 287 y trajo a nueve compañeros para la goma.

El viernes último Shigekazu Mori, director general de operaciones del Chunichi, al referirse a Ariel expresó: es solicitado por los lanzadores por la forma en que los guía y alienta.

El muchacho tiene ansias de aprender, incluso nuestro idioma. A respecto, el considerado el más grande prospecto de la receptoría cubana señaló: “Eso ellos lo vieron con muy buenos ojos. Parece que la forma fogosa que tenemos los latinos de animar a los lanzadores, de tratar de que se diviertan, lo llevé ahí. Me enfoqué para guiar de la mejor manera a los pitchers, ellos se sentían muy cómodos conmigo y eso me llena de orgullo”. 



Ariel Martínez resaltó que fue una experiencia increíble, pues permanecían más de 10 horas diarias en el terreno, durante los siete días de la semana.

Estábamos de lunes a lunes en el campo, de nueve de la mañana a nueve de la noche. Me di cuenta que si amas el béisbol, tienes que entregarte en cuerpo y alma a este deporte. Le he cogido un amor increíble al terreno, que aquí en Cuba no sentía. La temporada de nosotros fue de 110 juegos, terminando fuimos a otra de 28 partidos, donde participamos los más jóvenes. Se juega, se juega y el mensaje de ellos es no cansarse”. 

Ariel, quien debutó en las temporadas cubanas en la Serie 54, regresó de Japón el 27 de octubre, por lo que después de cumplir el mes reglamentario de descanso, pudiera integrarse a la escuadra de los “Leñadores” a finales del presente mes de noviembre.


Síguenos en Facebook