PRUEBA DE HABILIDADES: El industrialista Oscar Valdés, campeón del tiro al barril

Una de las sorpresas de las jornadas fue la victoria del capitalino Oscar Valdés en el tiro al barril que corona una excelente primera fase para el receptor
Una de las sorpresas de las jornadas fue la victoria del capitalino Oscar Valdés en el tiro al barril que corona una excelente primera fase para el receptor
Foto: Alejandro García
La primera jornada del Juego de Estrellas deparó una linda pugna en las cuatro pruebas de habilidades que se celebraron en el territorio de los Tigres.


En la prueba de home a primera el mayabequense Pedro Manuel León demostró que combina su buen poder con gran velocidad al ganar esta competencia con tiempo de 3,63 segundos.

«Ha sido algo grande para mí porque estoy con estelares del béisbol cubano. Siempre me enfoco en la preparación física y en la explosividad que tengo en bases. Me baso en eso, y me ha traído buenos resultados», afirmó uno de los refuerzos de Industriales.

La vuelta al cuadro tuvo como ganador al jugador de Artemisa Dayron Blanco, quien de manera sorpresiva no fue solicitado como refuerzo incluso con par de lideratos en carreras anotadas y triples respectivamente. El jardinero hizo un tiempo de 14,09 segundos.



«Este premio es un mérito para mí porque hay muy buenos corredores aquí. La velocidad la practico bastante porque soy el primer bate en mi equipo. Pienso que la velocidad es innata pero me baso mucho en mejorar la agresividad. La clave es tratar de entrarle lo mejor posible a las bases para que la carrera sea más fácil», manifestó.

Una de las sorpresas de las jornadas fue la victoria del capitalino Oscar Valdés en el tiro al barril que corona una excelente primera fase para el receptor.

«La competencia nunca es igual al juego porque no es la misma adrenalina. Me enfoqué también en la dirección del aire que lo vi batiendo para el jardín derecho e hice los tiros un poco más a la izquierda. Es un honor para mí estar aquí porque es un mérito al resultado individual», destacó el enmascarado de Industriales.



El más preciso en el tiro de los jardines fue el villaclareño Norel González con un disparo que se acercó a solo 54 centímetros del home.

«El tiro salió preciso porque me preparo cada día para mejorar los lanzamientos a las bases. Uno puede ganar o perder un juego de pelota por un tiro. Jugué más en la inicial por necesidades del equipo pero en la segunda fase debo estar como regular en los jardines», aseguró uno de los principales artilleros entre los anaranjados.

Los nuevos reyes de las habilidades del béisbol cubano mostraron sus cualidades en la fiesta del estadio José Ramón Cepero.


0

Síguenos en Facebook