Freddy Asiel Álvarez contra sus demonios

Las historias de Freddy son así, historias como cortadas por la mitad, historias del maloso, del tipo duro que solo le importa él y no su equipo, aunque jure y perjure que sus naranjas… son todo para él
Las historias de Freddy son así, historias como cortadas por la mitad, historias del maloso, del tipo duro que solo le importa él y no su equipo, aunque jure y perjure que sus naranjas, son todo para él
Foto: Ramón Barrera
Por Alexander García Milián

El título pudiera hacer alusión a una película o libro de aventuras, a lo Emilio Salgari quizás, tal vez a lo Robert Luis Stevenson pero no, es a lo Freddy Asiel Álvarez y con ello se da por sentado que la cosa una vez más, es de béisbol y allá vamos…


Freddy el que debía ser un estelar y subió, se ha quedado, hubo momentos en que parecía llegar y ser, incluso en 2013 para el III Clásico, Víctor lo dio como imprescindible junto a Cepeda… ¿Y?

Freddy que aún no tiene treinta años, parece que lleva veinte en el béisbol, no alcanza todavía sus cien victorias y sigue ahí, como el último de los empecinados, con el amor a sus caballos y a Sierra Morena, montando carácter ante la más leve situación, sacando su casta de tipo guapo y menos ese Play Off en que se echó encima a Villa Clara hasta hacerlo campeón hace cinco años; exceptuando esa ocasión, Freddy califica como el tipo de más mala suerte en cualquier liga…

En el primer juego de la subserie ante Industriales, este viernes; Asiel lanzó bien, como en sus últimas aperturas (dos lechadas seguidas), si tenemos en cuenta la colosal ofensiva azul; no obstante en el sexto le empatan el juego y ¿Quién lo gana ?... Jonder Martínez… 



Unos meses atrás, Freddy abre el primer juego en el Latino- es la subserie de apertura- deja el partido a favor de los naranjas y restando un out para la victoria… ¿quién lo pierde?... Javier Mirabal.

Las historias de Freddy son así, historias como cortadas por la mitad, historias del maloso, del tipo duro que solo le importa él y no su equipo, aunque jure y perjure que sus naranjas… son todo para él.

Pienso que el número quince, debió tomar nuevos horizontes cuando las cosas estaban mejor para él- luego de sus bronca con Demys Valdés allá en Matanzas- le preguntan varios a Freddy… ¿ dime hombre ahora si te vas?... Freddy los mira con sequedad y mueve su cabeza en gesto de negación… ¡No se va! ; ¡Sus caballos son todo para él!... Freddy merece un libro- pienso seriamente el asunto…



Es que a lo mejor el buen ejemplo de Víctor Mesa le caló bien hondo a Asiel; ese carácter de gánster que lo acompaña siempre lo debe haber aprendido con el show Mesa,… creo que sí… de todos los de esa generación – Juan Yasser Serrano, Leonis Martín, Dayan Viciedo- él único que queda en Cuba es… Freddy… ¿Por qué?... Seguro piensa dirigir como jugador y luego como no se que al Villa Clara, tal como lo hacía Víctor… Las conjeturas, las que sean, se vuelven sutiles ante la realidad…

Yo hablo, y hablo porque admiro a Freddy , de hecho la camiseta que tengo de Villa Clara tiene su número; lo admiro y ahora mismo me da rabia el ver como ha desperdiciado su talento, su clase de estelar, de verdadero as de la lomita; todo ha tirado por la borda Freddy por las cosas más insulsas y pueriles.

En este contexto creo que ya fue tarde para Asiel, que su hora paso y debe resignarse a lo que es … un ingenuo; no creo que en los próximos años le entre nostalgia y sienta deseos de hacer- ¡ No Freddy!- ya pasó…

La historia de Freddy es la historia de sus demonios, de sus yo contra sus otros yo; la vida es así, nos depara a veces las oportunidades y creernos que merecemos todo cuando no hemos hecho nada se vuelve un error fatal, no atinamos bien y entonces actuamos mal.


0

Síguenos en Facebook