SIGUE LA FUGA MASIVA: Hijo de Roland Meriño está en Dominicana

Su línea ofensiva de .241/.450/.418/.868 indica a las claras que el muchacho ha sacado las mismas características ofensivas de su padre y podría despertar el interés de los clubes de las Mayores
Su línea ofensiva de .241/.450/.418/.868 indica a las claras que el muchacho ha sacado las mismas características ofensivas de su padre y podría despertar el interés de los clubes de las Mayores
Por Jorge Ebro

Patrick Meriño es otro hijo más que no quiso seguir el camino de su padre. O para decirlo mejor, decidió seguir su ruta pero por un sendero diferente, que quizá le conduzca a las Grandes Ligas.


El hijo de quien fuera uno receptor histórico en los conjuntos de Santiago de Cuba se encuentra en la República Dominicana y al parecer ya se entrena con el fin de mostrarse ante los evaluadores de talento de las Mayores.

Su padre, Rolando Meriño, formó parte de aquella tremenda aplanadora santiaguera que era una de las potencias de la pelota cubana desde fines de los años 80 hasta fines de los 90 al contar con algunos de los mejores jugadores de la isla.

De aquellos equipos súper ofensivos destacaron hombres como Orestes Kindelán, Antonio Pacheco, Gabriel Pierre, Reutilio Hurtado, entre otros que conformaron una alineación temible.



Patrick no solo se suma a un contingente de peloteros cuyos padres fueron figuras importantes en el béisbol cubano, sino que se une en su deseo de jugar Grandes Ligas a Lionard Kindelán, el hijo de Orestes, líder histórico de jonrones en su tierra.

El chico, quien también es un receptor, participó durante 29 juegos con el equipo de Sub-23 de las Avispas de Santiago y bateó para .241 con tres cuadrangulares, un doble y dos triples.

Su línea ofensiva de .241/.450/.418/.868 indica a las claras que el muchacho ha sacado las mismas características ofensivas de su padre y podría despertar el interés de los clubes de las Mayores.



Con 20 años de edad, Patrick nació en Santiago de Cuba y desde pequeño se mudó a La Habana, donde inició su carrera deportiva, antes de regresar a su provincia de origen, donde jugó en la categoría sub-15.

En la Serie Nacional 57 el receptor tuvo un jit en tres turnos al bate con el conjunto de las Avispas.