De la pelota cubana: ¿A qué va la gente al estadio? ¿A qué?

En los estadios- cualquiera- desde El Latino hasta el Van Troi, las personas van para romper la pauta de la monotonía que encierran sus vidas, para liberar el estrés, dejar problemas a un lado- la estrechez económica,… la falta de comida,… tantas cosas
En los estadios- cualquiera- desde El Latino hasta el Van Troi, las personas van para romper la pauta de la monotonía que encierran sus vidas, para liberar el estrés, dejar problemas a un lado- la estrechez económica,… la falta de comida,… tantas cosas
Por Alexander García Milián

Su voz es gruesa; al hablar emite un eco sordo que parece salido de una cueva. Es un colega de profesión y respeto mucho su trabajo como el de todos, como del mismo modo, con todos ellos el tedio y la bruma me sigue invadiendo cada vez que escucho esos análisis superficiales sobre temas deportivos…


La atención esta vez la acaparó como es de suponer la Serie Nacional de Béisbol,… esta edición 58 que llegó en un momento clímax de agonía letal. - La gente tiene que entender que este como este,… la pelota es un espectáculo todavía,… la gente va al estadio,… la gente grita,… aún goza con los juegos- dijo el colega X- lo llamaremos x y dejo a un lado ese elemento realista que tanto usaron los Turguenev, Dostoievski, Chejov y compañía; los nombrare x porque es él, pero pueden ser todos… 

El colega x expresó que el fútbol en Colombia, sea como sea,… juegue quien juegue, la gente lo sigue, va a los estadios, es un espectáculo;…! Waooo!, ¡Vaya analogía!;… vuelve otra vez comparación, fútbol- béisbol;… Quiso el colega x demostrar su “sapiencia futbolera” o “sociológica” y todavía pienso si el sabrá algo del fútbol colombiano; sí sabe que es El Campín en Bogotá o quienes son Atlético Nacional, Millonarios o el Junior de Barranquilla; si sabe que García Márquez cubrió deportes, fútbol de modo específico,… hiso una crónica a lo García Márquez cuando llegó el brasileño Heleno de Freitas a tierras barranquilleras… Tantos elementos mezclados en un solo país, en un solo deporte… El fútbol es un fenómeno sociocultural que no se puede comparar por nada al béisbol…Es más universal, más globalizado,… La defensa de la Serie Nacional se le quedó más que “coja”… Eso me pareció algo así como comparar el hockey de los Canadiens de Montreal y la NHL, con el cricket en la India…



Para hablar por hablar que pongan al vendedor del agro de la esquina de mi casa en la televisión nacional… Las caras mustias, resignadas, reflejan parte de ese bajón abismal que ha dado la pelota en Cuba… 

En los estadios- cualquiera- desde El Latino hasta el Van Troi, las personas van para romper la pauta de la monotonía que encierran sus vidas, para liberar el estrés, dejar problemas a un lado- la estrechez económica,… la falta de comida,… tantas cosas- al punto que suena una música en pleno Latino y la gente ya no tiene ni deseos de levantarse a gritar … Y entonces cuando en un doble juego – Guantánamo vs Industriales- por poner ejemplo, ves cuatro gatos en el estadio;… me pregunto … ¿Dónde quedó el espectáculo?. Por este rumbo seguimos y cuando vemos que entre pan con perro y el cucurucho de maní te las tienes que arreglar para pasar las 3 horas de juego, ves que la gastronomía esta por el suelo y me preguntó de nuevo,… ¿Dónde esta el espectáculo?...



Pantallas gigantes, ventas de camisetas, de gorras, de souvenir relacionados con la pelota; cafeterías en cada esquina repletas d ofertas… ¿Espectáculo?... ¿Dónde?...

El cubano como buen latino es fanático hasta los tuétanos del béisbol; y así jueguen Mayajigua contra Moa, la gente va a seguir el juego; pero fanatismo y espectáculo no se pueden equiparar. La ceguera espiritual es lacerante, el no querer ver más allá de lo subliminal, de lo corriente es un dardo envenenado,… ya algo así hablaba José Saramago en Ensayo sobre la Ceguera;… Hablar de espectáculo en la Serie Nacional que se juega hoy es comparar un juego de postemporada entre Yankees y Medias Rojas en un repleto Fenway Park;… aquí ya se ha dicho mucho, que busquen a Stephen King , que me llevé el wendigo para no volver jamás…