sábado, julio 07, 2018

Béisbol cubano en Barranquilla: una película sin final

El deporte vuelve a ser centro; Cuba, casi obvio, más aún, el equipo Cuba de béisbol que ira a los Juegos Centroamericanos de Barranquilla
El deporte vuelve a ser centro; Cuba, casi obvio, más aún, el equipo Cuba de béisbol que ira a los Juegos Centroamericanos de Barranquilla
Foto: Cesar Bolivar
Por Alexander García Milián

Suena un bandoneón, bien lejos pero siento que suena, corre la melodía del tango y creo que el corazón se detendrá. Quizás es por el Mundial de Fútbol, por Messi;- pienso y los flashazos llegan solapados pero llegan…


El deporte vuelve a ser centro; Cuba, casi obvio, más aún, el equipo Cuba de béisbol que ira a los Juegos Centroamericanos de Barranquilla. 

Los dirigidos por Carlos Martí, terminaron con igual balance de victorias y derrotas- tres y tres- en sus juegos por Venezuela y Colombia; espectáculos mancillados por la estafa cruenta del positivismo in extremis que nos imponen, a usted y a mí estimado lector;- Todo está bien, nada está mal, reza el eslogan- y entonces justificaciones van y vienen… 

Mentiras, falsedades, memes gastados de la película de todos los días, - La vida de los otros- sí la de los otros, la nuestra está bien, no hay que hacer, - ¡los Centroamericanos, son los Centroamericanos!- suenan las frases rimbombantes por todos lados… Y entonces peloteros que no juegan, no están en ninguno de los principales torneos profesionales que tienen lugar en estos meses, (MLB, NPB, Liga Mexicana de Béisbol, otros torneos de categoría triple A), hacen que Cuba ceda dos veces por lechada.



Ahorita, ni al ping pong ganamos querido lector; cada día quedamos atrás en un deporte que es parte de la cultura nacional, el mismo donde reinábamos en todas las categorías hace unos diez o quince años…

Frederich Cepeda, Raúl González, Freddy Asiel Álvarez; rostros del ayer y del hoy, del enfado y del desencanto, los sobrevivientes, los náufragos, los fantasmas de lo que un día fue y no ha sido más. Por ahí, entre ellos va ese equipo, no se tiene a Despaigne ni a Moinelo que están “ fijos ” en Japón, se tiene a muchos en las Grandes Ligas… ¿ Y?... Ese, el que fue a Venezuela y Colombia, es “nuestra selección”, la que nos toca,- ¡Bueno!- nos imponen… 

Es un humor cruel este que se nos presenta, algo así como el teatro de Antonin Artaud. La pelota cubana, la que se juega en la isla, es un rejuego de subir y bajar telones donde lo bufo se impone; Martí, el Greto Ganga, Higinio… ¿qué es Higinio? Concentraciones, más preparación que nunca, Serie Especial,… ¡Ahh! Y luego no hay dinero, hay problemas con el transporte, con la alimentación,… ¡Con todo! Y el dinero de los “contratillos”, ¿A donde va?



Parece un desliz, un leve desliz lector pero no, para atar algunos cabos, es necesario hacer la pausa, e intentar medir el pulso a la cuestión,… Tanta parafernalia para unos Centroamericanos es imposible entender. Pero el miedo se impone y asegurar el oro es cuestión de todo o nada…

Si se han hecho todos los esfuerzos; es preciso hacer más, no cejar en introducir más peloteros en Ligas Extranjeras, incluso ceder en lo que sea preciso en esas conversaciones que dicen andan por ahí con Manfred y la MLB…

Lo cierto es que ir a Venezuela a topar con los remiendos de los que pudiera ser un equipo morocho en toda su magnitud, suena a sorna; tampoco Colombia sin Teherán, José Quintana, Giovanny Urshela, los hermanos Solano y los otros grandes ligas que posee, luce como el mejor medidor.

La hipótesis explota, más cuando ni una cobertura ni nada,- y tantas que se le hacia antes a la selección cubana,… a donde fuera, ejemplo Nicaragua-. La cosa, bueno… la culpa de la cosa, ¿quién la tiene ?... ¿la vaca?...


Related Posts

Béisbol cubano en Barranquilla: una película sin final
4/ 5
Oleh