Barranquilla y Cuba entre Vladimir Baños: el renacido del béisbol cubano y la victoria boricua

Vladimir Baños esta ahí, a un paso quizás de terminar su historia, de escribir lo que un día se pensó fuera y no sucedió. Confiemos pues…
Vladimir Baños esta ahí, a un paso quizás de terminar su historia, de escribir lo que un día se pensó fuera y no sucedió. Confiemos pues… 
Por Alexander García Milián

El exorcizado, el hombre de vuelta, el que regresó de la nieve a la más pura prosa de Le Carré. De muchos modos le cala bien al pinareño Vladimir Baños, nombrarlo el renacido del béisbol cubano. Cuando todos lo desechaban, lo execraban hasta en Pínar del Río, Roger Machado lo llamó de refuerzo con Ciego y fue puntal en el subcampeonato obtenido contra Granma hace dos años.


Baños hiso lo que entendió que debía hacer contra Panamá en la segunda presentación del equipo Cuba en los Centroamericanos de Barranquilla. Un control exquisito, moldeando los rompimientos casi exactos en las esquinas, quitándole y poniéndole para sacar de paso a los bateadores canaleros. Baños volvió a dar cátedra en tierra de los Caimanes- me refirió al equipo de la liga profesional de béisbol de Colombia.

El derecho de los Vegueros cumplió su tarea contra un más que modesto- decente- diría como calificativo del equipo panameño; pero de nuevo el triunfo parece cegar, el optimismo, las emociones traicionan y eso que solo una carrera se les pudo anotar a los del istmo. Todavía restan los mejores juegos del evento; República Dominicana, Venezuela, Colombia. Y por la rotación parece ser que ni Blanco, ni Baños estarán para esos choques cruciales.

La derrota ante Puerto Rico- casi una premonición de mi parte – ha puesto las cosas en vilo para los antillanos, con los venezolanos de por medio mañana la vista se centra en quisqueyanos y locales. Fredy una vez más nos dejó con las ganas y bueno, el villareño es de “mala suerte en el extranjero”… Me preguntó, le preguntó a usted lector,… ¿Dónde estará su suerte?



En justo acto de reconocimiento; nada demerita la actuación del pativerde; un talento que al salir prometió mucho, debutó temprano en el Cuba allá por el 2007, luego se esfumó- como muchos- apareció ya no era el mismo y cuando pensábamos que se marchaba de una vez, ha regresado por todo lo alto; sus actuaciones en Series del Caribe y el Clásico Mundial así lo avalan.

Hasta Urquiola, un hombre de sapiencia beisbolera desechó en un momento dado a Baños; ahí creí que se acaba su carrera. Ahora con Lazo en el timonel y un posible- otro- regreso de Alfonso a Pínar, Vladimir ostenta credenciales para redimirse y cerrar su trayectoria deportiva como debe ser.

Solo una cosa lector, la esperanza es algo que nos mueve y yo que en estos tiempos de mal hacer, de deshacer lo bueno, lo poco que se tiene, en un contexto donde el pesimismo aprieta; yo soy un gran pesimista sobre el futuro del béisbol en la Isla,- no de la calidad, sino del mal trabajo- aclaro. Aquí les digo amigos, si Cuba va con Baños a esos juegos finales, la opción- la ínfima para ganar el oro- pasa por el talento y la buena forma del pinareño.

De grandes hazañas esta marcado el deporte, de regresos memorables y entrega sin límites; Vladimir Baños esta ahí, a un paso quizás de terminar su historia, de escribir lo que un día se pensó fuera y no sucedió. Confiemos pues… No queda de otra…