SLUMP PERPETUO: 2 peloteros cubanos parecen no regresar del mal comienzo

Kendrys Morales cumplirá 35 años el próximo 20 de junio, y su OPS anual viene en caída desde 2015, contando esta temporada: .847, .795, .753 y .619.
Kendrys Morales cumplirá 35 años el próximo 20 de junio, y su OPS anual viene en caída desde 2015, contando esta temporada: .847, .795, .753 y .619
Foto tomada de Zimbio
Por Yirsandy Rodríguez.

¿Te has preguntado cuáles pueden ser las causas de la prolongación de un slump ofensivo en el béisbol? Estoy seguro que recuerdas algunas de estas, para no dejar la respuesta en la palabra “desajuste”: (1) Contacto débil; (2) disciplina pésima en el home plate, incluyendo mala selección de los pitcheos; (3) ¡el hombre no choca con nada!, su contacto no aparece, y está hundiendo sus turnos en el lodo de: ponches y más ponches…


Por supuesto, hay muchas más razones: El bateo es difícil, y todo se complica el doble al más alto nivel de juego, en las Mayores. Hay que combinar contacto, habilidad, disciplina, poder, velocidad y todo eso (por lo menos) tres veces de cada 10 para saborear algo de éxito. Dilo, ¡parece tarea de máquinas!, y simplemente tienes que ser tan hábil y talentoso como varios de estos chicos: Mike Trout, Mookie Betts, J. D. Martínez, Bryce Harper, José Altuve, Aaron Judge y José Ramírez, por citar algunos de los hombres virtuosos en el arte de golpear dentro del rectángulo de bateo en la actualidad.

Mirando al lado opuesto, si de slump se trata, entre los 15 cubanos que han visto acción esta temporada en las Mayores, dos de ellos aún no encuentran su mejor forma para pegarle a la pelota: Ellos han sido Kendrys Morales y Aledmys Díaz. Hay dos labores diferentes para ambos en el lineup de los Blue Jays, pero, en teoría, están haciendo prácticamente lo mismo, fallar, fallar y fallar.

Como antes analizamos a los bateadores cubanos con inicios legítimos y aquellos que tenían una irrupción intrigante, ahora nos toca mirar la peor cara de la moneda. Focalicemos el problema, y sigamos viendo béisbol:



Kendrys Morales: Hace par de semanas escribí un artículo alertando algunos indicios que demuestran el declive en curso del swing de Kendrys. ¿Crees que él pueda levantar este horrible inicio con slugging de .310? Sé que estamos hablando de béisbol, un juego en ocasiones con giros impredecibles, pero no creo que Kendrys vuelva a repetir un mes de 10 jonrones y 33 empujadas como aquel inolvidable agosto de 2009. Por supuesto que su mal inicio puede arreglarse, pero no creo exactamente en un giro de 90 grados. ¿Cuál es la lucha? Todo se resumen a dos principales condicionante, una arrastrando a la otra: 1- La Edad. 2- La capacidad de gestionar ajustes inmediatos. 

Kendrys cumplirá 35 años el próximo 20 de junio, y su OPS anual viene en caída desde 2015, contando esta temporada: .847, .795, .753 y .619. A su vez, la pérdida casi total de velocidad le ha pasado factura y, aunque los Blue Jays le han dado actividad en primera base, podemos afirmar que su valor defensivo está calificado por debajo del jugador de remplazo. Un detalle más, los “shifts” o formaciones especiales a la defensiva, le están haciendo un poco de daño a su promedio de éxito contra veces al bate. Si miramos en StatCast su promedio de .357 xwOBA, incluso, mejor que el .346 de Giancarlo Stanton, por un instante parece que Morales no es el peor “DH” en impacto (que haya terminado en éxito o no) entre todos --Evan Gattis (Astros) cierra la lista con .320. Sin embargo, su ganancia sobre el jugador de remplazo es pobre --tiene -0.5 fWAR--, y aún no ha encontrado un contraataque consistente para los lanzadores rivales al más alto nivel. 

¿Despejará esos continuos slumps Kendrys Morales?... Tenemos cinco meses delante para ver.



Aledmys Díaz: No hay mucho que decir aquí. Cuando miro esta línea de .216/.273/.431, entiendo el significado de una buena noche, un gran día, una feliz semana o una temporada de breakout para un bateador en las Mayores. ¡Eso es!, ya te vino a la mente, solo los grandes jugadores en este deporte pueden sobrevivir por mucho tiempo en la gran competencia del juego. Por el momento, Aledmys está haciendo el intento por subsistir, pero está fracasando. Su rendimiento para los Blue Jays esta temporada --sin dejarme seducir por los destellos de esos seis jonrones-- ha sido pésimo, y peor aún si se trata de una inversión de primer año para la organización de Toronto.

A veces por instantes me pregunto, ¿Éste hombre (que navega en la mediocridad) es el brillante novato All-Star de los Cardenales en 2016? ¿Es aquél chico que fue inspiración en San Luis, registrando 2.7 WAR y una línea ardiente en 111 juegos, .300/.369/.510? Para nada, y lo peor es que no se sabe qué podría estar más lejos: Si el regreso de Aledmys a su forma en 2016 o una recuperación decente en lo que resta de esta temporada 2018?

Entiendo, ¡estamos en las Grandes Ligas!