Memorias del Sub 23, entre escándalos, estadios vacíos y lluvia, mucha lluvia

Memorias beisboleras que cuentan, hablan, dicen las cosas que nunca se pensaron decir, las que estaban bien ocultas…
Memorias beisboleras que cuentan, hablan, dicen las cosas que nunca se pensaron decir,
las que estaban bien ocultas…
Por Alexander García Milián 

Con altas dosis nihilistas pretendo asumir el caso que a primera vista aparenta un nostálgico panegírico sobre el torneo de béisbol para menores de 23 años que se efectúa en Cuba, ya en su quinta edición.


Memorias,… se han escrito tantas, las de Josefina, las de Napoleón en Santa Elena, las de Winston Churchill que bien le valió el Nobel de Literatura. Memorias que cuentan, hablan, dicen las cosas que nunca se pensaron decir, las que estaban bien ocultas…

El torneo del futuro con estadios vacíos, con problemas de transportación, con rumores por aquí,… por allá; de la Torre, marcando terreno en La Habana ante la injerencia de Víctor,- En el sub 23 mandó yo- dijo ante el empuje de “El Gran Dictador”; Pestano en Villa Clara dando muestras del gran sátrapa que es,… sacó a un gran prospecto como Jesús Daniel Olivera quién bateaba lo que quería y así como si nada puso de regular a su hijo,- es un ejemplo de entrega, de sacrificio y consagración… aquel es todo lo contrario…- sentenció y ya bastó, hasta escolta policial y todo para el 13.

Al momento de escribir estas líneas, la serie está en su tramo final (gracias al permiso de la lluvia, otra gran protagonista del evento), de hecho ya Las Tunas discute el título con la Isla de La Juventud. Aún escribo y la sensación de agonía, de ganas de que acabe algo tan desastroso se huele en el ambiente beisbolero. 



Cierto es que las lluvias han hecho su estrago, pero da la impresión que incluso en aras de cumplir declararían ya el campeón,…. Las Tunas, para ser objetivo… yo, en pura expresión de un criterio muy particular, diría Yosvani Aragón, Higinio Vélez, y tantos otros,… no obstante pienso en alguien que en Matanzas, Sanctis Spiritus , Pínar del río o Granma haya ido a todos los juegos de su equipo, y al final , quedándose solo incluso, siguiera en las gradas… Ese sería el verdadero campeón de un evento tan mediocre.

Forzar a jugar a jóvenes talentos, opaca de modo sutil la necesidad de que jóvenes promesas, sí deban jugar para pulir sus capacidades y acumular los partidos que quizás no puedan jugar con sus respectivos equipos en la Serie Nacional. 

Pienso que todo se trata de esto, de opacar; lo débil de nuestro béisbol, lo monótono del máximo evento para mayores en la Isla. La sub 23 es el foco sobre el que se pretende desviar la atención de lo mal estado del deporte nacional.



Ligas como la panameña, la colombiana,… ¡La Italiana!,- ¿Realmente son medidores?... la respuesta como se cae de la mata, se deduce por uno mismo que es imposible que torneos de menos nivel que el cubano puedan servir de algo. Las excusas siempre surgen por quién las expresa; sí se ve otro béisbol, otros tipos de entrenamiento, se aumentan la cantidad de juegos,… ¡Stop!; pérfida basura que eleva como humo la podredumbre de los directivos de la pelota en la Isla.

Bueno,… la pausa fue necesaria, preciso era tocar ese eslabón en la cadena. Continuando con el sub 23,… deja más ganas ir a jugar dominó o sentarse a conversar sobre lo que sea en una esquina de la cuadra, que ver un partido de este torneo.

Lo que debía ser un certamen de envergadura, queda para muchos en un puro show. La sub 23 terminará pronto; luego vendrá la Serie Nacional y: ¿Qué pasara?,… bueno esperemos,… pero de seguro nada de nuevo.