Los números indican que Pito pudiera dar 50 dobles y romper record en Chicago

José Abreu lleva 26 batazos de dos bases cuando sobrepasa sus primeras 270 veces al bate, y esa proyección indica que a inicios de septiembre podría sobrepasar los 50 biangulares
José Abreu lleva 26 batazos de dos bases cuando sobrepasa sus primeras 270 veces al bate, y esa proyección indica que a inicios de septiembre podría sobrepasar los 50 biangulares
Foto tomada de Zimbio
Por Luis Álvaro Fernández.

Parece increíble, pero ningún bateador de las Medias Blancas de Chicago ha pegado más de 49 dobles en una temporada de Grandes Ligas durante los últimos 135 años.


El récord de la franquicia data de 1883, cuando la impuso un tal Ned Williamson. Después de él, la marca mayor la colgó en los registros de estadísticas Albert Belle, quien conectó 48 y, de paso, mandó a publicar el récord vigente de jonrones (49), impulsadas (152) y extra bases (99) en 1998.

Sin embargo, José Abreu lleva 26 batazos de dos bases cuando sobrepasa sus primeras 270 veces al bate, y esa proyección indica que a inicios de septiembre podría sobrepasar los 50 biangulares. 

De hecho, Abreu marca el paso para cerrar la primera mitad de la temporada con 35 dobletes.


¿Por qué alcanzar 50 dobles no será tan fácil?

Desde 1883, apenas dos bateadores de las Medias Blancas han logrado una temporada de al menos 45-25 en dobles y cuadrangulares, respectivamente. Ellos han sido Albert Belle (1997 y 1998) y Magglio Ordóñez (2002-2003), usando su poder en más de 502 apariciones al plato. El pasado año, Abreu se acercó a los 45 biangulares, con 43, y su acumulado de 33 jonrones lo ayudó a sumar 82 extrabases, pues también sobresalieron sus seis triples. 

El récord general en dobles para una temporada en las Grandes Ligas aún pertenece a Earl Webb, de las Medias Rojas, quien bateó 67 en 1931, rompiendo la marca de George Burns (Indios), que consiguió 64 en 1926.

Este año, Abreu ha roto la marca de Bibb Falk, quien acumuló 25 dobles con los patiblancos en el juego número 62 de la primera mitad de la temporada de 1926. El inicio de Falk aquel año fue admirable, pero en la segunda parte de la campaña consiguió solo 19 biangulares. Si analizamos esto, el gran reto de Abreu estará en mantener su paso durante todo el año, ya que las tendencias indican que los batazos de extrabase tienden a menguar cuando los jugadores comienzan a sentir la carga de todo un año y más de 100, 120 o 150 partidos.



¿Qué indicios demuestran que Abreu puede batear 50 dobles?

El más latente es que Abreu sigue dándole duro a la pelota. Sus conexiones están en la élite, promediando un 92.9 MPH en la VE (velocidad de salida del batazo, según StatCast) y su xwOBA (el porcentaje de embasado ponderado que debería tener, correspondiente a la calidad de sus batazos y la potencialidad de contacto) es de .393, demostrando que su wOBA real de .355 puede y debe aún mejorar.

Al ver cómo Abreu conecta contra diferentes pitcheos esta temporada, parece fácil predecir que tendrá una gran colecta de extrabases, generalmente dobles. 

Estos son sus promedios de slugging contra todos los pitcheos este año, según registra FanGraphs:



Slugging

Recta: .543

Sinker: .559

Slider: .407

Cambio de velocidad: .611

Cutter: .778

Curva: .500

Abreu no tiene debilidades visibles, y cubre todas las extensiones de la zona de strike con su swing, golpeando también por encima de los .300 en cada una de las nueve zonas "buenas" que califica FanGraphs. A su vez, y apoyado en las métricas existentes, el sluggingesperado de Abreu es de .571, superior al de .504 hasta su aparición número 270 al plato.

Lo anterior manifiesta parte de la fuerza y consistencia del cienfueguero que, además, podría conseguir otros buenos picos durante la campaña. Aunque pensar en marcas y ejecutar al mismo tiempo es una tarea difícil, Abreu tendrá que utilizar parte de la ventaja que tiene con las Medias Blancas: no habrá excesiva presión para jugar a diario, pues son un conjunto perdedor.