DRAFT MLB 2018: Catcher habanero seleccionado por Gigantes de San Francisco

En la ronda 25 y con el puesto 736, los Gigantes de San Francisco eligieron a este receptor cubano del Manhattan College, quien pudiera ser -con el tiempo y el esfuerzo- sustituto del casi futuro Salón de la Fama Buster Posey.
En la ronda 25 y con el puesto 736, los Gigantes de San Francisco eligieron a este receptor cubano del Manhattan College, quien pudiera ser -con el tiempo y el esfuerzo- sustituto del casi futuro Salón de la Fama Buster Posey.
Por Jorge Ebro.

Justo cuando Fabián Peña dejó de seguir el Draft su nombre apareció en la pantalla de la computadora. Su novia Natalie Delgado fue la primera en darse cuenta y comenzó a gritar "te escogieron, te escogieron'', y entonces vino un abrazo inmenso en el que se fundieron la familia y los recuerdos.


En la ronda 25 y con el puesto 736, los Gigantes de San Francisco eligieron a este receptor cubano del Manhattan College, quien pudiera ser -con el tiempo y el esfuerzo- sustituto del casi futuro Salón de la Fama Buster Posey.

"Fue algo imprevisto, porque había dejado de estar pendiente del Draft y de pronto surgió mi nombre vinculado a los Gigantes'', reveló Peña. "En ese momento sentí una emoción tremenda y abracé a todo el mundo. Este es un premio a tanto sacrificio para mí y mi familia, algo que no olvidaré nunca''.

A su mente vinieron aquellos tiempos en que comenzó a jugar pelota en Regla y luego en Guanabacoa, donde su nombre se dio a conocer al punto de integrar equipos nacionales en categorías infantiles.



Reconocido como el mejor receptor de su camada en toda Cuba, a los nueve años asistió a un Mundial en el 2006 en Sucre, Venezuela, y dos años más tarde regresó para otro torneo del orbe a esa nación sudamericana como cuarto bate de una selección de su tierra. Allí fue elegido al Todos Estrellas.

"Por aquellos tiempos mi ídolo era Ariel Pestano'', recordó Peña. "Me gustaba mucho la forma en que defendía el plato, su manera de conducir el pitcheo. ¿Quién sabe a dónde hubiera llegado de permanecer en Cuba? Pero la vida me llevó por otro camino muy diferente''.

Un camino que habría de traerlo a Miami en el 2011, cuando su padre Jorge Peña -que había abandonado Cuba vía México cuatro años antes- lo reclamo a él y a su madre Daylín para reunificar la familia en los Estados Unidos.



Al chico le impresionó, a los 14 años, la cantidad de luces, las carreteras repletas de autos, pero apenas tuvo tiempo para la nostalgia, pues el béisbol comenzó a ocupar su vida nuevamente, primero en el preuniversitario Miami Senior High y luego en St. Brendan.

"El béisbol siempre ha sido un apoyo y una ayuda en mi vida'', explicó Peña, de 5.11 de estatura y 204 libras de peso. "Llegas a un país nuevo, con otro idioma, otras costumbre. Pero el béisbol permanece siempre, como algo que continúa y que te muestra otras avenidas más allá del terreno. Ha sido y será mi pasión más grande''.

Peña se ganó una beca para estudiar Finanzas en el prestigioso Manhattan College de Nueva York, pero siguió creciendo como receptor y luego de tres años de carrera llegó el llamado de los Gigantes.



"Mi meta era ir al College y luego firmar con un equipo de Grandes Ligas'', comentó el habanero. "Sé que inicio ahora un camino que ojalá me lleve a debutar en el mejor béisbol del mundo, pero confío en terminar mi carrera de Finanzas. Una cosa no está separada de la otra. El dominio de las Finanzas te ayuda a tener más disciplina, a saber de los riesgos y de las inversiones''.

Pero ahora Peña vive la ilusión de vestir el uniforme de los Gigantes.

"Sí, me veo jugando en Grandes Ligas'', recalcó. "Junto a mi familia hemos vivido muchos momentos importantes que nos han permitido llegar a este punto. No me voy a detener. Voy a seguir con el mismo impulso. Siempre adelante''.