Dayán Viciedo: 'Yo quiero regresarme a los Estados Unidos'

El toletero de los Dragones de Chunichi quiere volver a la MLB, pero sabe que lo importante es trabajar y que te vean los equipos
El toletero de los Dragones de Chunichi quiere volver a la MLB, pero sabe que lo importante es trabajar y que te vean los equipos
Hace poco tuvimos el placer de encontrarnos en el Estadio Mazda de Hiroshima con el cubano Dayán Viciedo, quien tuvo la amabilidad de ponernos al día con la actualidad de su carrera en la NPB.


El toletero de los Dragones de Chunichi nos explicó que su experiencia hasta ahora no habría podido ser más agradable y que a pesar de que fue víctima de una lesión en sus dos primeras temporadas en la liga, este año se siente mucho mejor físicamente.

No podría estar más impresionado con el debut de sus compañeros de equipo Zoilo Almonte, Steven Moya y Onleki García y si hay algo que siente que ha mejorado mucho desde que llegó a Japón es su forma física.

Esta es ya tu tercera temporada en Japón con este equipo. ¿Qué tal ha sido la experiencia hasta ahora?

Bueno, ha sido muy bonita, porque aquí el béisbol es totalmente diferente al que yo jugaba en los Estados Unidos. Creo que el secreto de mi éxito ha sido enfocarme en el juego, concentrarme mucho en lo que estoy haciendo y tratar de rendir lo mejor posible. Al principio, se me hizo un poco difícil adaptarme porque aquí la cultura es muy diferente, pero cuando tú vienes con una meta clara todo se te hace más fácil. Igual, para nosotros los cubanos siempre es fácil adaptarnos porque vivimos jugando en todos lados. Gracias a Dios, todo me ha salido bien hasta ahora.



Has tenidos buenos resultados, pero las lesiones te interrumpieron tus dos primeras temporadas aquí. ¿Cómo te sientes este año? ¿Estás bien físicamente?

Sí, este año me siento bien. Lamentablemente, en mis dos primeras campañas tuve esa lesión que me molestó mucho, pero bueno, eso son cosas que suceden y que uno no puede evitar. Este año, sin embargo, sí te puedo decir que me siento bien. Mi cuerpo está bien y todo marcha bien hasta ahora, gracias a Dios. Espero continuar así.

Este es tu último año de contrato con el equipo. ¿Te gustaría quedarte aquí por más tiempo?

Sí, yo creo que sí. Aquí ya me siento como en familia. Los muchachos son muy agradables y como este es ya mi tercer año en la liga pues me siento muy adaptado a todo. También tengo muy buena comunicación con ellos, aunque no hablo bien el idioma. Lo importante es hacer el esfuerzo de llevarte bien con ellos y que ellos sepan que tú quieres adaptarte a ellos, que quieres formar parte de su familia.



El equipo no ha estado bien en las últimos 2 campañas, pero este año se ve mejor. ¿Cómo lo ves esta temporada?

Bien. El equipo está mejor este año. Tenemos muchos muchachos jóvenes y yo creo que eso es lo fundamental. A veces bajamos un poco la guardia, pero el equipo después se recupera. En este momento, sin duda, estamos mejorando, sobre todo cuando nos comparamos a los últimos 2 años. El equipo ahora está más compacto, en todos los sentidos. El pitcheo y el bateo han mejorado. Todavía quedan algunos detalles por resolver, pero sí te puedo decir que el equipo ha ido mejorando a medida que ha avanzado la temporada.

¿Qué te ha parecido el sensacional debut que han tenido en la liga tus compañeros de equipo Zoilo Almonte y Onelki García?

Zoilo [Almonte] ha hecho un muy buen trabajo. Este es apenas su primer año aquí, pero la impresión que ha dejado ha sido muy buena. [Steven] Moya también lo ha hecho bien, lo que pasa es que no ha podido jugar mucho, pero sí ha hecho un buen trabajo, tal como lo ha hecho Onelki [García]. Todos los extranjeros hemos estado bien hasta ahora y lo fundamental es seguir trabajando duro para tener una buena temporada y ayudar al equipo.



En términos generales, ¿qué te parece Japón como país?

Bueno, este es un país muy bonito. Es bien tranquilo, es un lugar para disfrutarlo en familia. Uno puede concentrarse en su pelota y cuando se termina el juego uno se va para la casa para estar con su familia. No hay distracciones, digamos. Eso es algo muy bueno, porque a veces uno está jugando pelota y después de trabajar todo el día aparece algo que te distrae y eso no es bueno, especialmente aquí, donde se trabaja tanto.

¿Hay algo que sientes que hayas mejorado o desarrollado en tu juego gracias a tu experiencia en esta liga?

Mi forma física ha mejorado mucho. Yo creo que eso es lo principal. También he madurado bastante en comparación a cuando estaba jugando en los Estados Unidos. Uno va creciendo y con el paso del tiempo uno va madurando. Las cosas que hacía allá, por ejemplo, ya no las hago aquí, se quedarón atrás. Esos son errores que uno comete a veces, pero bueno, la vida es así. Ahora que estoy aquí, estoy mucho más tranquilo. Estoy concentrado en mi pelota y en tener una buena carrera por acá.



¿Qué tanto te ha ayudado el tener a tu compatriota Omar Linares como coach de bateo?

Mucho. Él me ha facilitado mucho mi trabajo. Tener a un coach de bateo que hable español no es igual que tener a uno que hable japonés, con el cual sólo puedo comunicarme a través de una persona intermediaria. Como Linares habla español, se me hace más fácil comunicarme con él y analizar los problemas que se me presentan con mi bateo. De verdad que me ha ayudado bastante, no sólo a mí sino también a los otros muchachos. El hecho de poder comunicarnos bien y de poder resolver juntos los problemas que aparecen es muy importante.

Si te dan la oportunidad, ¿cuánto tiempo más te gustaría quedarte aquí?

Bueno, yo no pienso en si me voy a quedar aquí o no, sino en dónde están las oportunidades de trabajo. Donde haya trabajo, yo iré. Eso es lo fundamental, tener trabajo y estar saludable. Si el destino me dice que yo debo quedarme aquí, no hay problema, y si me toca regresarme a los Estados Unidos, tampoco. Yo quiero regresarme a los Estados Unidos, pero la vida es así, a veces uno no puede elegir donde quiere trabajar. Lo importante es trabajar y que te vean los equipos y después de eso ya veremos qué pasa después de este año.