ALTO Y CLARO: Donal no puede jugar en Pinar por culpa de Lazo

El tercera base quiere dejar claro que nada lo va a doblegar ni lo va a hacer abandonar sus sueños
El tercera base quiere dejar claro que nada lo va a doblegar ni lo va a hacer abandonar sus sueños
Por Boris Luis Cabrera.

"No me gustaría nunca jugar contra mi provincia, pero si algún día tengo que hacerlo, lo voy a hacer. Mientras (Pedro Luis) Lazo esté ahí, no voy a volver con Pinar del Río, tendré que irme para otra provincia", advierte Donal Duarte, estelar tercera base, capitán y muchas veces bujía inspiradora de su equipo.


Duarte cumple una sanción de un año fuera de los terrenos de béisbol por no haberse presentado a jugar el campeonato provincial. Después de haber explicado sus razones, apeló la medida ante las entidades correspondientes, como está estipulado y, aunque fuentes confiables han dicho a este reportero que la apelación no procede, el pelotero continúa a la espera de una respuesta.

"Yo mandé mi apelación desde finales de marzo y hasta ahora nadie me ha llamado a decirme nada", dice vía telefónica.

Teniendo en cuenta que la sanción se vence una vez terminada la Serie Provincial del año que viene, según el reglamento Donal Duarte no podrá jugar la Serie Nacional de 2019.



"Lazo no quiere que yo juegue más pelota, no me quiere en el equipo. Él fue el que protestó; si no, nada hubiera pasado, eso nunca había sucedido aquí en Pinar del Río", dice.

Duarte y el nuevo director de Pinar del Río, Pedro Luis Lazo, fueron amigos durante años. Juntos integraban el equipo de la provincia y fueron compañeros de habitación en múltiples ocasiones. Pero todo eso ha cambiado drásticamente.

"Al final de la serie tuvimos desavenencias cuando no jugué contra Industriales. Ahí él me bajó para la reserva y después más nunca he hablado con él. Ya yo no me llevo con Lazo, ni me voy a llevar nunca más", afirma Duarte.



"Él quizás pueda ser un buen director en un futuro, pero aún le falta mucho, no sabe dirigir todavía, no tiene conocimientos para eso. Él era de los lanzadores que tiraba el juego que le tocaba y se iba para su casa hasta que le tocara lanzar otra vez, no como otros que, aunque no les tocara, siempre estaban ahí, en el estadio", critica.

"Ojalá que recapaciten y llamen a (Alfonso) Urquiola otra vez, ahora que Industriales tiene a Rey Vicente Anglada, para que la pelota aquí en occidente vuelva a coger auge, porque se está perdiendo el espectáculo, a mucha gente ya no le interesa la pelota", advierte.

"Que regrese gente como Miguel Borroto en Camagüey, que esa gente puede levantar este deporte otra vez, porque de lo contrario estamos perdidos", añade.

La historia que el número 12 ha dejado escrita en los terrenos de béisbol y su entrega total a las causas provinciales pesan mucho a la hora de poner atenuantes y agravantes en una balanza. Los aficionados se siguen haciendo preguntas sobre la situación del capitán.



"Yo no jugué la provincial porque tuve problemas y luego se me aparecieron con eso (la sanción). La verdad es que jugar la provincial me agota mucho, el año pasado no la jugué tampoco y no pasó nada. No me merezco esto. Pero lo que más me molesta es que los dirigentes de aquí, de Pinar del Río, no me apoyaron, salvo una compañera, y eso me duele".

Todo lo que Donal Duarte ha hecho en la vida es estar dentro de un terreno de béisbol golpeando pelotas o con el guante en la mano. El tercera base quiere dejar claro que nada lo va a doblegar ni lo va a hacer abandonar sus sueños:

"Al pueblo de Pinar del Río le digo que aquí estaré esperando que me quiten la sanción y que no me voy a retirar porque Lazo quiera, me voy a retirar cuando yo entienda".