OPINIÓN: Sin Ichiro, llegó la hora de Guillermo Heredia

Heredia tendrá ahora más oportunidades en el left field, un puesto que se había ganado desde las primeras semanas de la temporada.
Heredia tendrá ahora más oportunidades en el left field, un puesto que se había ganado desde las primeras semanas de la temporada.
Foto tomada de Zimbio
Por Luis Álvaro Fernández.

Parece que la estancia en el dugout y en la sucursal de Triple-A de los Marineros de Seattle del cubano Guillermo Heredia ha terminado. A partir de ahora, el veterano jardinero japonés Ichiro Suzuki formará parte de la oficina administrativa de la organización, dejando un hueco en el equipo que podría ocupar el matancero.


Heredia tendrá ahora más oportunidades en el left field, un puesto que se había ganado desde las primeras semanas de la temporada. Sin embargo, en lugar de otorgarle la regularidad, la dirección del equipo prefirió mantener a Suzuki, ya en pleno declive. 

El outfielder, de 44 años, viajó al All-Star Game diez veces seguidas, entre 2001 y 2010. Pero en este 2018 bateaba apenas .205, sin extra bases y un OPS de .460 en 44 turnos.

Al mismo tiempo, aunque recibiendo menos oportunidades y esperando casi siete innings por juego para salir a correr o fildear, Heredia bateó .310, con un slugging de .556 en 37 visitas al home. 



¿Merecía el cubano permanecer prácticamente día a día sin jugar de titular? 

Los Marineros han obtenido un gran rendimiento de parte de sus jardineros Dee Gordon y Mitch Haniger, que han conectado para sólidos OPSs de .831 y 1.033 respectivamente. El caso de Gordon, primer bate, ha sido espectacular. Su OBP es de .380, se ha robado 14 bases y tienen 44 hits, una cifra superior a sus 20 ponches. Y qué decir de Haniger: ronda los .300 de promedio, tiene diez jonrones y 27 remolcadas, y encabeza el equipo con 1.4 WAR.

Así, ¿era posible dejar fuera a Heredia a la hora de alcanzar una trilogía de jardineros con predominio de contacto, poder y velocidad? El gerente general del equipo, Jerry Dipoto, pensó que sí. Quizás fue un experimento obstinado, tal vez se debió simplemente a la relación de amor que lo une a la gran historia de Suzuki, quien sin dudas será un seguro elegido a Cooperstown.

En cualquier caso, ahora que Heredia tendrá el chance de mostrar su defensiva en el left field y seguir ajustando su bate de contacto, será interesante ver cuáles son las posibilidades que tiene de mantener el rendimiento ofensivo de sus primeros 16 juegos.



¿Cómo puede Heredia mantener su excelente tasa de bases por bolas de esta temporada?

Heredia abanicó solo el 16.4% de pitcheos fuera de la zona de strike. Es una buena tasa comparada con el 24.0% de su historia, según los datos en Baseball-Reference. Sin embargo, no solo a Heredia, sino a cualquier bateador en las Mayores se le hará muy difícil tener más boletos que ponches. El último bateador de los Marineros en lograr esa hazaña fue José Vidro en 2007, tras obtener 63 bases por bolas y poncharse en 57 ocasiones. ¿Quién fue el último jardinero en esa lista? Precisamente Ichiro Suzuki, con 68 boletos y 62 K en 2002.

La tarea de Heredia no tendrá que ser exactamente la de mantener el dificilísimo 1.00 en la tasa de boletos sobre ponches, pero sí aumentar el 0.51 de su carrera.



¿Cuánto podría ayudar a sus promedios el balance de su swing?

Heredia puede optimizar su coordinación entre manos y ojos y ser mejor bateador a medida que tome experiencia.

En 2017 aún no había encontrado la facilidad de poder dirigir la pelota hacia el lado del que venía el pitcheo. Demasiadas veces intentó halar lanzamientos que no eran adecuados, y luego falló cuando tenía que empujar la bola a la banda contraria para hacer avanzar a los corredores. En 2018, su contacto halando es mayor (40.0%) y el trabajo hacia la banda contraria también (37.0%), dando muestras de una mejor guía en su swing.

Viendo esto, hay indicios de ajustes y mejoría. Este debe ser su momento.

Con información tomada de Diario de Cuba