Niegan fianza a medallista olímpico cubano, acusado de asesinato

Las autoridades temen que Alexis Vila escape del país y abandone el juicio.
Las autoridades temen que Alexis Vila escape del país y abandone el juicio.
Por Jorge Ebro

Alexis Vila no respirará libertad hasta el día del juicio por conspirar para asesinar. Y después de eso, quién sabe cuando volvería a hacerlo, porque a la gloria deportiva de Cuba le espera una batalla más brava que esas en citas mundiales y olímpicas, o las de los circuitos profesionales de Artes Marciales Mixtas.


En una audiencia este lunes ante el juez Martin Zilber, quien se negó a concederle la libertad a Vila antes del inicio del proceso legal, porque de acuerdo con el magistrado: "el tiene la habilidad de abandonar el país''.

Sin embargo, el abogado defensor de Vila, Eric Padrón, insistió en la inocencia de su cliente, quien pelearía los cargos que se le imputan en la muerte de Camilo Salazar en junio del 2011, cuyo cuerpo apareció mutilado grotescamente cerca de los Everglades.

De manera interesante, Vila se encontraba en Las Vegas para un combate cuando sucedió el crimen, pero el fiscal Gail Levine le dijo a la corte que los récords telefónicos indicaban una enorme comunicación con Manuel Marín, el hombre al que se le considera el autor intelectual del asesinato.



Según testificó el detective Christopher Villano, Vila nunca pudo explicar de manera explícita la naturaleza de esas conversaciones.

"El es padre de cuatro hijos'', indicó Padrón. "Ha estado en este país desde 1997. En dos ocasiones separadas se ha reunido con detectives y el fiscal. "En el último encuentro el fiscal le dijo 'tengo suficiente para acusarte de asesinato'. El no abandonó el país. Está ansioso por defenderse''.




Nacido en Villa Clara, Vila fue uno de los mejores luchadores amateurs del mundo en la década de los 90 con varios títulos del orbe y un bronce olímpico en Atlanta 1996, antes de escapar de una delegación de su país en los Panamericanos de 1997 en Puerto Rico.

Fue en la Isla del Encanto donde Vila de puso de acuerdo con Marín, quien tenía un pasado relacionado con la lucha en Cuba y le ayudaría a llegara a los Estados Unidos, donde trabajaría en un supermercado Presidente mientras entrenaba al hijo de su amigo.

En el 2000 se trasladó a Carolina del Norte y luego a Michigan, donde sería entrenador de equipos universitarios, hasta que en el 2004 vivió un suceso que cambió su vida para mal: estrelló su carro contra una terminal del Aeropuerto de Fort Lauderdale, lo que le costó tres años de privación de libertad.




Por aquel entonces alegó que padecía de depresión y que al chocar se encontraba desorientado por muchas horas delante del timón, pero la cárcel le robaría tres preciosas temporadas de su carrera.

Al salir y con 37 años, se comenzó a llamar "El Exorcista'' y tendría una carrera en las AMM con cierto éxito, sobre todo a nivel local y su último combate sería en agosto del 2016 en el circuito Titan.

Cuando se le detuvo la semana pasada, Vila trabajaba en el Gimnasio Top Team de Kendall, donde entrenaba a otros guerreros de las AMM.

Con información tomada de El Nuevo Herald