Luis Miguel Navas regresa al beisbol...con Industriales...de Chile

Después de jugar su última Serie Nacional en la temporada 53 (2014), Navas escapó del radar de la pelota cubana, al formar parte en 2015 de un nutrido grupo de más de 150 peloteros que salieron hacia República Dominica
Después de jugar su última Serie Nacional en la temporada 53 (2014), Navas escapó del radar de la pelota cubana, al formar parte en 2015 de un nutrido grupo de más de 150 peloteros que salieron hacia República Dominicana
Si se habla de equipos que han marcado un antes y un después en las 57 ediciones de las Series Nacionales del beisbol cubano —el que conozca del tema sabrá que han sido varios los que se han ganado el cuño de memorables—, necesariamente hay que tener muy en cuenta, puede que hasta en las primeras líneas, a aquellos conjuntos santiagueros que por su bestial ofensiva, más que todo, terminaron portando el nombre de la Aplanadora y lograron resultados de alcurnia en un momento en el que en Cuba la calidad de la pelota era exquisita.


De esas selecciones pasaron a la historia varios jugadores como Orestes Kindelán, Antonio Pacheco, Gabriel Pierre, Fausto Álvarez, Rolando Meriño, Ariel Cutiño, entre muchos otros. Aunque más joven que todos esos peloteros, Luis Miguel Navas corrió con la suerte de formarse entre esos estelares del beisbol en la isla y es otro de los que puede vanagloriarse de haber integrado la Aplanadora santiaguera.

Después de jugar su última Serie Nacional en la temporada 53 (2014), Navas escapó del radar de la pelota cubana, al formar parte en 2015 de un nutrido grupo de más de 150 peloteros que salieron hacia República Dominica con el fin de firmar con franquicias de Grandes Ligas.

En febrero de 2016, mientras el equipo de los Tigres de Ciego de Ávila participaba en la Serie del Caribe en Quisqueya, un reporte del diario El Nuevo Herald informaba que en el estadio API Baseball Complex de Santo Domingo el indómito mostraría su talento ante scouts de las Mayores, junto a otros atletas de su provincia. “Navas se mantiene en una gran forma y está buscando una última oportunidad (…) Ya lo han visto varios equipos, pero una opción que surge delante de él es la de ir a la liga japonesa”, decía una parte del material.



Después de dos años de esa información, el otrora torpedero de selecciones santiagueras y nacionales no logró ni una cosa ni la otra. En otros términos, no pudo llegar a un acuerdo con ningún club de la MLB ni del beisbol nipón, más bien el giro que dio la carrera deportiva de este jugador en 2018 dista mucho de los objetivos iniciales por los que marchó de Cuba en 2015.

El sábado pasado conocimos que Navas reapareció en el beisbol con los Industriales de Chile, uno de los cuatro conjuntos de la Liga de Beisbol Organizado de Chile, según declaró a Cronodeportes uno de los miembros de ese equipo.

“Llegó de Cuba en la noche del viernes, después de 14 horas de viaje en bus de Santiago de Cuba a La Habana y 12 de La Habana a Santiago de Chile. Calzó los spikes para jugar en la tercera base a las 8:00 am del sábado y se fue de 4-0. Vino con visa de turismo, fue una gestión de nuestro club, pues él contactó con nosotros, porque desde hace algún tiempo sigue nuestra liga y le pareció interesante venir y ver el nivel real que tiene”, dijo la citada fuente sobre la primera experiencia del santiaguero en la pelota de ese país sudamericano.



Industriales de Chile se jugará el pase a la final del campeonato este domingo contra el ganador del encuentro entre Mineros y Caimaneros.

El equipo azul, líder de la clasificatoria, perdió el boleto directo a la final tras caer ante Rangers, el segundo de la liga.

Luis Miguel jugó en 17 Series Nacionales y de por vida promedió para .298, con 1042 hits, 176 dobles, 11 triples, 45 cuadrangulares, 462 impulsadas, 602 anotadas, OBP de .402, con 540 boletos y 352 ponches. Defensivamente tuvo un average de .964 desempeñándose en todas las posiciones del cuadro y en las esquinas de los jardines.



El jugador de 38 años y oriundo del pueblo de Guamá pudo en seis campañas batear por encima de .300 y el 26 de diciembre de 2011 conectó su imparable número 1000. En ese momento fue el jugador 146 que llegaba a esa marca y el 15 de su provincia.

Integró numerosas selecciones nacionales desde las categorías menores y con la selección nacional absoluta intervino en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, año que también le sirvió para hacer el grado al Campeonato Mundial en Taipei de China, mientras que en 2008 fue subcampeón olímpico en Beijing y al año siguiente alternó el short stop con el villaclareño Eduardo Paret en el II Clásico Mundial, en el que bateó de 9-2 en cinco juegos, con tres ponches.

Con información tomada de Cronos Deportes