El INDER, temeroso, exige 120 medallas de oro en los Centroamericanos

Los directivos amenazaron con: no puede sucedernos lo de los Panamericanos de Toronto”
Los directivos amenazaron con: no puede sucedernos lo de los Panamericanos de Toronto”
Por R. Padrón.

Como si se tratara de una reunión del Sindicato o del CDR, donde las proclamas y los decretos ideológicos tienen más peso que la realidad, que la lógica y el sentido común, el INDER les exigió ganar 120 medallas de oro a los deportistas cubanos para poder derrotar al resto de los países de la región en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.


“Se necesitan ganar más de 120 títulos para ganar los Juegos y se requerirá de una alta eficiencia de los atletas y deportes”, dijo en rueda de prensa este jueves José Antonio Miranda, jefe de Alto Rendimiento del INDER, la entidad rectora del deporte en Cuba.

Y añadió, “no puede sucedernos lo de los Panamericanos de Toronto”.

Cuando el INDER hace pronósticos, no los hace pensando en las posibilidades reales que tienen los deportistas cubanos de obtener buenos resultados, sino en sus deseos patológicos de demostrar que somos mejores, más fuertes, más rápidos y más inteligentes que los países con los que competimos.

Para la mentalidad del INDER, cuando nuestros deportistas demuestran que son mejores en sus disciplinas, en realidad demuestran que los cubanos somos mejores como nación, como sistema político ideológico, que somos superiores a los vecinos capitalistas. Da igual que la realidad muestre otra cosa, que los indicadores sociales nos dejen en desventaja, que nuestras historias de vida, excepto las que se narran en los periódicos y la televisión, sean relatos de necesidades irresueltas y de deseos migratorios urgentes.



El INDER no quiere que pase lo de los Panamericanos de Toronto, es decir, no quiere que Cuba vuelva a quedar en segundo, tercero o cuarto lugar, por detrás de potencias que nos decuplican en habitantes, en recursos naturales, en extensión territorial, en desarrollo económico y social.

El INDER quiere que la pequeña isla pobre les gane a los gigantes ricos, pero no para que el mundo se dé cuenta de que Cuba produce muy buenos deportistas, cosa que el mundo ya sabe de sobra, sino para que los gigantes ricos sepan que se puede ser pobre, o que de hecho se tiene que ser pobre, para poder ser mejores, para ser superiores.

El INDER va a Barranquilla, como fue a Toronto, a vender una idea política, a exportar una concepción ideológica de pobreza que cada vez tiene menos venta en Cuba.



Por eso el INDER fue el único que se sorprendió cuando Cuba quedó en cuarto lugar en Toronto, por detrás de Estados Unidos, Brasil y Canadá, tres monstruos de países. Lo raro es que no pase así siempre, lo extraordinario es que quedemos detrás de ellos, y delante de todos los demás.

Pero para el INDER eso no es suficiente, porque se le desmonta la glorificación de la pobreza, porque se le vuelve ridículo su ideal de pobreza.

El directivo de Alto Rendimiento del INDER concluyó que Colombia, como país sede, y por el crecimiento y los recursos económicos que posee, será juntamente con México, los rivales a derrotar por Cuba.



Ahora los demonios, los enemigos del INDER, son México y Colombia, dos países donde nos ven como hermanos, donde nos ven como ejemplo de sacrificio y resistencia, países que a lo largo de estas décadas han tratado de imitarnos en el terreno social y en el terreno deportivo. A su manera, México y Colombia son también ejemplos de sacrificio y resistencia, y en el terreno deportivo, poco a poco se han ido desarrollando y han logrado igualarnos y casi superarnos. Pero el INDER no los ve como ejemplos a imitar, por su esfuerzo y sacrificio, sino como enemigos a derrotar. Ya no los ve como hermanos pobres y subdesarrollados a los cuales la potencia deportiva cubana, en su magnanimidad, ayuda, apoya y protege. Ahora son simplemente enemigos.

Y el INDER manda a su ejército de deportivas a arrebatarles 120 medallas de oro a como dé lugar. Aunque la realidad apunte a que no podrán, como en Toronto. Aunque el sacrificio no alcance. Aunque no baste con la “alta eficiencia”. Aunque los cálculos no den, si es que los sacaron.

“El que alcance más de 120 medallas oro ganará Barranquilla”, concluyó el dirigente del INDER como un disco rayado.

Síguenos en Facebook