Al habla con Ermidelio Urrutia, mientras visita a su hijo Henry, en México

Ermidelio Urrutia es de esos peloteros que se quedan habitando en la mente de los aficionados. Su estilo peculiar en el terreno, su swing potente y largo, y su capacidad para brillar en un momento de grandes figuras le han ganado el respeto
Ermidelio Urrutia es de esos peloteros que se quedan habitando en la mente de los aficionados. Su estilo peculiar en el terreno, su swing potente y largo, y su capacidad para brillar en un momento de grandes figuras le han ganado el respeto
Por Jorge Ebro.

Ermidelio Urrutia es de esos peloteros que se quedan habitando en la mente de los aficionados. Su estilo peculiar en el terreno, su swing potente y largo, y su capacidad para brillar en un momento de grandes figuras le han ganado el respeto y el recuerdo de quienes le vieron en uniforme.


Campeón olímpico y mundial, después de retirarse se mantuvo cercano a la pelota, primero en la dirección de Las Tunas y ahora siguiendo la carrera de su hijo Henry, quien por estos días defiende los colores de los Diablos Rojos de México y antes de los Orioles de Baltimore.

De visita en México para estar unos días con su hijo, Ermidelio accedió a responder un cuestionario de preguntas de El Nuevo Herald sobre su vida y la de su chico, quien adora a su padre por encima de todas las cosas.

¿Qué siente al ver jugar a su hijo?

"Me siento muy bien y contento por que ha logrado parte de lo quiere, y cuando él está bien yo estoy feliz, pero si hubiese tenido más oportunidades, estuviera mucho más contento''.



¿Cómo evalúas su carrera hasta el momento?

"En mí humilde valoración, la carrera de béisbol de mí hijo es muy buena''.

¿Cuál es el mejor consejo que le ha dado?

"Mi consejo siempre ha sido que confíe ciegamente en él. Que tenga fe y amor en lo que hace ,y que luche por lo que quiere, porque es el único modo de lograr lo que uno se propone''.

¿Qué ve en su hijo que le recuerda a usted como jugador?

"El amor y la entrega total a su deporte, a su equipo, a su camisa. La humildad y el respeto''.



¿Hay en Cuba ahora un pelotero como Ermidelio Urrutia?

"Esa es una pregunta muy difícil de contestar. Pienso qué tenemos muchos peloteros en Cuba qué pueden ser igual o mejor, pero yo tengo mi historia''.

¿Cómo ve el estado del béisbol en la isla?

"El béisbol en Cuba no está atravesando por sus mejores momentos y todos sabemos las razones, pero tenemos una buena cantera y saldremos adelante. Se está trabajando para volver a la cima''.



¿Le hubiera gustado jugar en Grandes Ligas?

"Siempre pensé en grande y logré lo que siempre quise para mi carrera. Por eso te digo que realmente nunca pensé en las Grandes Ligas. Lo único en lo que pensaba era en defender a mi país en los eventos internacionales y llevar la medalla de oro a mi país. Jugar en Grandes Ligas hubiera significado un precio que yo no estaba dispuesto a pagar y era el dejar a mi familia detrás.