¿A qué peloteros del Sub23 invitará Anglada a la preselección de Industriales?

¿A cuántos de ellos se les abrirán las puertas del equipo grande?, ¿hasta cuándo estaremos esperando respuestas para todas nuestras interrogantes?
¿A cuántos de ellos se les abrirán las puertas del equipo grande?, ¿hasta cuándo estaremos esperando respuestas para todas nuestras interrogantes?
Foto: Yohuki Oboshi
Por Boris Luis Cabrera.

Mientras los leones de la capital que participan en la serie especial para menores de 23 años, han quedado varados en la Isla de la Juventud, cual náufragos en medio de tormentas, el calendario regular de la competencia va llegando a su fin y varios de los integrantes del equipo comienzan a soñar con integrar las filas del equipo grande.


Sólo su timonel, Lázaro de la Torre, pudiera ahora mismo tener un plan y barajar nombres, dado que los otros candidatos disponibles, dudo hayan prestado una atención seria a la competencia, al Víctor Mesa dejar el trono de manera sorpesiva.

El modo en que por años se han interpretado las estadísticas en nuestro país, más lo frías que suelen ser en ocasiones, pudieran dar al traste con las aspiraciones de algunos atletas de escalar un peldaño superior.

Con la designación de Rey Vicente Anglada para el equipo Industriales, comenzarán a disiparse muchas dudas respecto, por su estrategia y vision diferentes de juego, a la nómina final de los pre-seleccionados.



El cuerpo de lanzadores del equipo, es un oasis en el desierto, cualquier aficionado que haya seguido de cerca a estos muchachos en esta competencia, estará de acuerdo conmigo que la gran mayoría de ellos merecen un puesto dentro de la preselección azul. Los números generales son excelentes, las velocidades andan por encima del promedio actual del país con jóvenes que le han marcado en su recta hasta 94 millas por hora, y si continúan mejorando el control (punto débil en la mayoría de nuestros serpentineros), pudieran ser un dolor de cabeza para sus contrarios en un futuro muy cercano.

Sólo Pavel Hernández (12.86 PCL), y José M. Perera (7.45 PCL), no han sido efectivos en la mayoría de sus salidas, sin embargo, a ambos les sobran las condiciones físicas y técnicas para empeños mayores.

Al campo, sobresale el capitán Andrés Hernández, con experiencia ya en series nacionales, quien ha tenido un magnífico campeonato definitorio, liderando la mayoría de los acápites ofensivos del conjunto, y con el boleto seguro en las manos.



Otro de los candidatos de fuerza es el máscara Daniel Tomás, quien ya se ha vestido tambien con el traje azul de las letras góticas, con muy buena labor detrás del plato, y uno de los artífices del éxito general de los lanzadores. 

Con el madero, a pesar de tener un promedio ofensivo que no asusta (258), le pega bien a la bola, es oportuno en el cajón de bateo, y ha ido creciendo con la competencia.

El inicialista Walter Orlando Pacheco, zurdo, y dueño de un físico impresionante, bien pudiera ser llamado a filas, sus 26 indiscutibles en 87 turnos (299), lo avalan, además de tener todas las condiciones para ser el relevo natural del experimentado Alexander Mayeta a corto o mediano plazo.



Los hermanos Dayron y Cristian Hidalgo, y el diestro Jeans Fernández no se pueden descartar. Con altas y bajas dentro de la competencia este trío ha demostrado su olfato de bateador, fuerza y agresividad dentro del cajón de bateo, y muchas ganas de jugar a la pelota, por lo que sería muy inteligente sumarlos al grupo y seguir bien de cerca sus progresiones.

¿A cuántos de ellos se les abrirán las puertas del equipo grande?, ¿hasta cuándo estaremos esperando respuestas para todas nuestras interrogantes? La Comisión Provincial de béisbol tiene la palabra. Nos vemos en el estadio.