SUB-23: Los Industriales de Lázaro de la Torre juegan para 500, el análisis

La mayoría de estos muchachos, una vez terminada la serie provincial, se incorporaron al equipo, sin apenas tiempo suficiente para poder hacer una valoración efectiva de las funciones individuales de cada cual
La mayoría de estos muchachos, una vez terminada la serie provincial, se incorporaron al equipo, sin apenas tiempo suficiente para poder hacer una valoración efectiva de las funciones individuales de cada cual
Por Boris Luis Cabrera.

Concluidas las dos primeras subseries particulares, los azules de la capital presentan balance parejo en ocho salidas y se encuentran a un juego de diferencia, dentro de su grupo, de los líderes Pinar del Rio y la Isla de la Juventud, abrazados en la cima con cinco éxitos y tres fracasos.


El campeonato es joven, y aun el cuerpo de dirección está en un proceso de búsqueda y observación de sus pupilos. La mayoría de estos muchachos, una vez terminada la serie provincial, se incorporaron al equipo, sin apenas tiempo suficiente para poder hacer una valoración efectiva de las funciones individuales de cada cual, sobre todo en el área de los lanzadores, ni muchos menos para limar dificultades y trabajar en detalle en los aspectos técnicos o tácticos en los cuales presentan las mayores dificultades.

Hasta este momento, según mi opinión, los mayores problemas están en la ofensiva. Los bateadores de la capital, en la mayoría de los partidos se han visto dominados por sus rivales, y ha sido todo un martirio poder anotar carreras, sobre todo teniendo en cuenta, que en gran parte de los choques, han comenzado debajo en el marcador, y eso, psicológicamente, conspira contra las posibilidades. Llama la atención, que los muchachos de Lázaro de la Torre, son últimos en bateo colectivo (225), salvo los casos de Andrés Hernández, con su astronómico 538 (26-14), y líder ofensivo de la serie, y Dayron Hidalgo (333), los demás andan dormidos en el cajón de bateo, y entre todos, promedian para un anémico 165 AVE (193-32). 



La defensa anda bastante aceptable para la media del campeonato, sus 12 errores en 311 lances (961), y su quinto lugar entre los 16 equipos, lo confirman, sin embargo, presentan problemas en el campo corto, la mitad de los errores se cometen en esa área (Henry Morales, 4 y Heberto Lázaro Hernández, 2), provocando en varias ocasiones carreras inmerecidas a los lanzadores. En el área de los lanzadores, renglón supuestamente más fuerte del conjunto, hay luces y sombras. Demasiadas bases por bolas, han complicado los partidos varias veces, en total han otorgado 45 en los ocho partidos (5.62 cada nueve entradas), y esto los ubica entre los cuatro equipos más descontrolados de la serie. 

Los abridores se han comportado muy bien, el trio de Dayron Duran (2.57 PCL), Bryan Chi (1.38 PCL), y Joel David de Paula (0.00 PCL), ha estado impecable en el box, al jovencito Erick Cristhian González apenas lo dejaron lanzar (0.2 entradas, 1 limpia), y solo el caso de Juan Xavier Peñalver, ha sido la excepción con 8 limpias permitidas en 4.2 entradas (15.43 PCL) y par de derrotas en su cuenta. 



Si hablamos de relevistas, los casos de Jose M. Pereira y Pavel Hernández, han estado por debajo de sus posibilidades (ambos han permitido 4 limpias en 3.2 entradas (0.82 PCL), sin embargo, si contabilizar a ellos dos, los del bull-pen trabajan para un excelente 1.07 carreras limpias permitidas para nueve entradas (3 en 25.1). Válido recalcar el tremendo trabajo de Andy Rodriguez, Yandi Molina, y sobre todo de Marcos Ortega, quienes aún no han permitido carreras limpias, y del cerrador Raimond Figueredo (liquidó por la vía del ponche a 4 de los 5 que ha enfrentado), quien a mi juicio, merece más protagonismo dentro del equipo. Esperemos que estas tres derrotas por tierras vueltabajeras sirvan para repasar y reestructurar algunos detalles, como pueden ser pequeños cambios en la alineación, y quizás algún movimiento, o cambio de funciones dentro del cuerpo de lanzadores. 

Ayer fue día de descanso y traslado, hoy seguiremos apoyando a los nuestros. Nos vemos en el estadio.

0

Síguenos en Facebook