Pestano (a lo Víctor Mesa), el nuevo manager que NO respeta a la prensa cubana

La CMHW en Villa Clara se ha caracterizado durante muchos años por andar “delante” en cuanto al ritmo periodístico y Ariel Pestano, quien no está listo para que le digan las verdades en la cara, intentó descalificar a Mayli Estévez como periodista y como mujer
La CMHW en Villa Clara se ha caracterizado durante muchos años por andar “delante” en cuanto al ritmo periodístico y Ariel Pestano, quien no está listo para que le digan las verdades en la cara, intentó descalificar a Mayli Estévez como periodista y como mujer
En la foto: Normando Hernández, Mayli Estévez y el excatcher villaclareño
Por Siro Cuartel (tomado de su muro en Facebook)
Titulado originalmente:
PESTANO: COMO SU APELLIDO INDICA

Si alguien pensó algún día que la diatriba entre la excelente periodista villaclareña (cubana) Mayli Estévez, y el ex catcher del equipo Cuba Ariel Pestano, también villaclareño, había quedado en la supuesta “entrevista no autorizada” que publicara la Revista Play Off Magazine sobre el máscara cubano, y en la carta que este, a través de otro reconocido periodista cubano enviara al diario El Nuevo Herald, estaba muy equivocado.


Esta semana, Pestano aprovechó los micrófonos de la radio villareña para arremeter de modo soez contra la joven a la cual intentó descalificar no solo como periodista, sino también como mujer. Todo eso, hay que decirlo, delante de colegas de la prensa radial villareña, entre ellos uno de los más viejos y respetados, Normando Hernández, quienes para hacerle la cortesía a Pestano simularon que se hablaba de un animal de granja, y no de una colega de ellos, por demás mujer, y con otro añadido: Mayli es una de las periodistas de mayor prestigio en el territorio.

No me voy a detener mucho en lo que dijo Pestano, quien expresó que la joven “no era su tipo” (como mujer) y a la cual envió un mensaje: “que el dolor no te mate“.

A fin de cuentas uno puede esperar muy poco de quienes limitaron su desarrollo celular al desarrollo físico motor, y dejaron el cultivo intelectual para otra gente. Es decir: uno no puede esperar que un deportista se exprese como un intelectual.



No es la primera vez que esto sucede; la descalificación de profesionales de la prensa por parte de gente como Ariel Pestano, Víctor Mesa, Vladimir Hernández… por citar tres villaclareños porque – hay que reconocerlo – la CMHW en Villa Clara se ha caracterizado durante muchos años por andar “delante” en cuanto al ritmo periodístico. No hace mucho, uno de los periodistas radiales que entrevistó a Ariel Pestano en las últimas horas recibió una bofetada por parte del director técnico de la selección provincial, el ya mencionado Hernández.

Quizás debido a la poca repercusión que tuvo su caso – hay colegas que afirman que Normando se merecía el gaznatón y la golpiza, porque de solidario y buen compañero tiene bien poco y de engreído mucho – es que Hernández dejó que Pestano se explayara en contra de Maylí Estévez – mujer con coraje más que suficiente para defenderse por sí sola, pero ausente – y quiso hacerle la corte al DT de la Sub-23 villareña.

En fin, no solo permitió que Pestano – que actuó tal y como su apellido indica – descalificara a una colega, sino también a otro más, al cual el ex máscara también menospreció de palabras.



Es curioso que ni el diario Vanguardia, ni la UPEC en Villa Clara, ni colegas o ex colegas de Maylí Estévez se hayan pronunciado sobre el asunto. Los exhorto a que lo hagan. Tal y como dije en breves líneas ayer, Francisnet Bueno no hace nada quejándose en un trabajo periodístico sobre el pan en mal estado, o menganito, o esperancejo quejarse sobre el mal trabajo de Acopio, y exigir todos respeto para el pueblo, y dejar pasar esto por alto: la ofensa vil contra una colega; el escarnio sobre una mujer que prestigia el gremio de periodistas en Villa Clara. Mayli Estévez no vive en la Luna. También vive en Villa Clara, y es parte del pueblo villaclareño.

Quizás así vamos, y no solo ellos, si no casi todos, guataqueando – nunca mejor dicho – para nosotros mismos, y dejando que pasen las nubes, y que los rayos y el aguacero caigan sobre otros – llámese Maylí en Villa Clara, llámese Pantoja en Holguín, llámese Arnaldo Mirabal en Matanzas, llámese Maykel González en Periodismo de Barrio – y nosotros meternos la lengua bien atrás. Algo que ya ha sido alertado. Algo que no es un hecho aislado.

¿Alguno de Uds. vio o leyó algo crítico por parte de Noel Otaño en relación con el problema de “Super 12” y la Comisión Nacional de Béisbol? ¿Nadie verdad? Ah, pues yo sí. Cuando ya todo “se arregló” fue que saltó a la palestra Otaño a celebrar como el más contento de los “isleños” el regreso de “Super 12” a la Serie Nacional; hasta entonces su júbilo – o su dolor – y su lengua, estaban en un sitio situado en la parte baja de su espalda. Un sitio algo inhóspito y asqueroso por cierto. Bueno, las bacterias seleccionan su habitat, tal y como las auras tiñosas comen carroña.



La realidad es que todos viven su duelo interno. Los de la TV creen que no tienen nada que ver con los de la radio, y los problemas en provincia no importan en la Habana. Y los que están jubilados, ya no son periodistas. Por eso usted no oyó nunca a Rodolfo García ni a Evyan Guerra decir nada sobre la ofensa cometida contra Julita Osendi al “dejarla fuera del Latino”. Porque cada cual se cuida lo que tiene, que es bien poco por cierto, y cuidan su derecho a viajar con uñas y dientes.

Mientras, gente como Ariel Pestano, Víctor Mesa, y otros muchos “managers” de la pelota cubana se pasan literalmente “por el forro”, la opinión y el trabajo de cientos de profesionales de la prensa que, para colmo de males, no se apoyan ni se respetan entre ellos mismos, ni tienen un Sindicato u organismo que los respalde o represente.

Así las cosas… ha sido

Siro Cuartel
0

Síguenos en Facebook