Los mejores 1-2 de cubanos en alineaciones de Grandes Ligas


“El béisbol es un juego de pulgadas.”
Branch Rickey (1881-1965, pelotero y
ejecutivo en las Grandes Ligas)

Por Esteban Romero.

El día 1 de abril de 2018 sucedió algo inédito en la pelota de las Grandes Ligas. Un one-two, o sea tercero y cuarto bate, ambos cubanos. Ocurrió en el juego dominical de los Dodgers contra los Gigantes, el que terminó con victoria para los primeros 9-0, lechada a cuatro manos, de parte de los zurdos Rich Hill, Tony Cingrani, y los derechos Josh Fields y el venezolano Wilmer Font. Yasiel Puig alineó como jardinero derecho y tercero al bate, mientras que el receptor Yasmani Grandal fungió como cuarto. En ese juego el cienfueguero se fue de 4-3, incluido doble, y Grandal, de Güira de Melena, bateó de 4-2, ambos empujaron cada uno una carrera. En el siguiente juego del 2 de abril, nuevamente la dupla cubana fungió de tercero y cuarto. Fue un partido de extra-inning, 15 entradas, que el Arizona se llevó 2-1. Puig bateó de 8-1, pero Grandal de 6-3, incluido doble y jonrón, además de 2 bases por bolas y 2 carreras empujadas. En lo sucesivo no hubo más, difícil entender que un manager cambie continuamente su alineación cuando la misma funciona.


Dejando ese asunto a un lado, el que suscribe se dio a la tarea de buscar posibles one-two cubanos en el pasado. Las posibles variantes fueron las de Héctor Rodríguez y Orestes Miñoso en la temporada de 1952, la de Zoilo Versalles-Tony Oliva en los Mellizos en 1965 y 1966, luego las de Tany Pérez con Leonardo Cárdenas en los Rojos de Cincinnati en 1966 y 1967, y la última fue la de José Canseco y Rafael Palmeiro con los Vigilantes de Texas en 1993.

En ningún caso se dio one-two cubano con anterioridad, pero si se pudo ver algunas cosas interesantes. Héctor Rodríguez tuvo una primera mitad de temporada de otra galaxia con los Medias Blancas de Chicago en 1952. Se lesionó y ahí paró todo lamentablemente. Al momento de su lesión era el líder de los bateadores en la Liga Americana. Inicialmente fue octavo bate del equipo y luego ascendido a sexto y quinto, mientras Miñoso alineó fundamentalmente como segundo al bate. Héctor estuvo como regular hasta el 19 de junio de ese año. La segunda mitad de la temporada para el pelotero de Alquizar fue todo lo contrario y así terminó para siempre su carrera en las Mayores.





Algo interesante, del 15 de agosto al 15 de setiembre de 1965 la alineación de los Mellizos de Minnesota contó con 3 cubanos en fila, Versalles como hombre proa y torpedero, el habanero Hilario Valdespino en el jardín izquierdo y segundo al bate, y Tony Oliva como jardinero derecho y tercero. Esta misma alineación fue utilizada desde el 12 de abril de 1966, jornada inaugural de los Mellizos, hasta el 22 del mismo mes.


El torpedero Leonardo Cárdenas y el avileño Tany Pérez jugaron juntos en las temporadas de 1966 y 1967. Junto con ellos también estaba el villareño Hilario Sablón, más conocido como Chico Ruíz en las Grandes Ligas. Cárdenas disparó 20 jonrones en 1966, pero Tany entonces comenzaba, luego se estableció pero la ofensiva de Leo decayó, por lo que no llegó realmente a suceder un one-two de ambos. Igualmente no se puede perder de vista que la llamada máquina roja tenía hombres como Pete Rose y Johnny Bench en su alineación, por lo que Cárdenas era poco probable que fuera tercero o cuarto en ese conjunto.




La tercera opción fue la de Rafael Palmeiro y José Canseco, los que solamente el 5 de abril de 1993 alinearon con Rafie como segundo y Canseco como tercero. Este era otro equipo lleno de figuras ofensivas de calidad, entre ellos Iván Rodríguez, Juan “Igor” González y Rubén Sierra entre otros.


0

Síguenos en Facebook