El Yuli se fue de rumba, Céspedes no para de poncharse, resumen cubano MLB

El “Yuli” disparó dos imparables en cinco viajes legales al plato, pero fueron dos extrabases: su primer doblete y su primer estacazo de vuelta completa en 2018.
El “Yuli” disparó dos imparables en cinco viajes legales al plato, pero fueron dos extrabases: su primer doblete y su primer estacazo de vuelta completa en 2018.
Foto tomada de Zimbio
Por Juan Páez / @jmanupz

La más reciente jornada del béisbol de las Grandes Ligas fue este sábado y, con razón, Yulieski Gurriel se fue de rumba por todo lo alto con los Astros de Houston en la derrota 6-5 en entradas extra ante los Rangers de Texas. Aunque su equipo no pudo llevarse la victoria, el cubano brilló en su segundo juego en la naciente temporada, pues por culpa de una lesión en una de las manos, debutó apenas el viernes.


El “Yuli” disparó dos imparables en cinco viajes legales al plato, pero fueron dos extrabases: su primer doblete y su primer estacazo de vuelta completa en 2018. Empujó tres carreras y anotó en una ocasión. Su bombazo llegó en el cuarto episodio contra los envíos de Mike Minor, como parte de un racimo de cinco rayitas que tuvieron los siderales para empezar ganando el compromiso 5-0. 




Lo curioso es que, aparentemente, el mánager AJ Hinch ahora utilizará al oriundo de Sancti Spiritus en un puesto más alto en la alineación. El año pasado Gurriel se caracterizó por formar parte de los últimos puestos del lineup, pero ahora, en sus dos primeros cotejos en la ronda regular, estuvo como quinto en el orden. 

Las casillas más elevadas no le dejaron tan buenos números al inicialista como los bajos, respecto a 2017. Muestra de ello es que cuando alineó entre tercero y sexto, ligó para .262 de average (301-79), con 23 dobles y 11 vuelacercas en 78 choques. Esas estadísticas contrastan con las que registró cuando fue séptimo, octavo y noveno: promedio de .346 (228-79), 22 biangulares, además de siete pelotas fuera del parque en 61 desafíos. 



Céspedes no ve luz 

Yoenis Céspedes conectó un sencillo y remolcó una carrera en los cuatro turnos al bate que consumió en la derrota que sufrieron los Mets de Nueva York 5-1 frente a los Cerveceros de Milwaukee, con la que cortaron la racha de nueve victorias. El asunto para la “Potencia” es que se ponchó en dos ocasiones más. 

Con estos dos nuevos chocolates, el nativo de Campechuela llegó a 24 en la zafra. Esa es la segunda cantidad más alta de la Liga Nacional, solo por debajo de los 25 que totaliza Paul DeJong, el infielder de los Cardenales de San Luis. 

Lo más preocupante para el jardinero isleño es que su proyección para el final de campaña, si mantiene este ritmo, es de 299 abanicados. Aunque probablemente Céspedes no sea retirado por la vía del tercer strike ese número de veces, es factible que establezca un nuevo tope personal en ese nefasto departamento. Nunca se ha ponchado en más de 141 ocasiones en una temporada. Esa cifra la consiguió en 2015, cuando compartió su tiempo entre los Tigres de Detroit y los Mets. 



Así le fue al resto de cubanos que vio acción en la jornada de este sábado en las Grandes Ligas: 

Yasiel Puig (LAD) tuvo una buena actuación, al irse de 4-2, con dos dobletes y una vuelta al cuadro. También por los Dodgers, Yasmani Grandal dio incogible por quinto compromiso seguido. Dio sencillo en tres turnos legales y tomó una base por bolas. 

Jorge Soler (KC) se fue de 4-1, con anotada y un ponche, mientras que Adeiny Hechavarría (TB) y Guillermo Heredia (SEA) fallaron en tres y una oportunidades oficiales, respectivamente. 

Raisel Iglesias (CIN), luego de tres días de inactividad, volvió a ver acción. Aunque no tuvo chance de salvar, se montó en la loma y tiró 1.0 entrada en blanco, con un pasaporte y un guillotinado. 

0

Síguenos en Facebook