EL PREOCUPANTE SLUMP de Yoenis Céspedes y la marca de 30-100 que se aleja

Esta no es la peor racha de Céspedes en su carrera: En 2014, pasó por un slump con 1-for-25, y un año después sufrió otro un poco menor, 1-for-20, hasta el 0-for-14 en 2016
Esta no es la peor racha de Céspedes en su carrera: En 2014, pasó por un slump con 1-for-25, y un año después sufrió otro un poco menor, 1-for-20, hasta el 0-for-14 en 2016
Foto tomada de Zimbio
Por Yirsandy Rodríguez.

Es posible que, mirando el slump de Yoenis Céspedes, no visualices mucho una potencial temporada de 30-100 para 2018, las cifras metas que perseguiría cualquier bateador en las Grandes Ligas.


Después de fallar con un elevado al center-field, golpeando una sinker de 92.7 mph del relevista derecho de los Nacionales de Washington, Brandon Kintzler, Céspedes agotó su único turno de la noche tras ser llamado como emergente. El impacto de su conexión fue de 101.2 mph y recorrió 336 ft, con una probabilidad de 76% para terminar siendo un “hit” … pero se convirtió en presa fácil directo al guante del centerfielder Michael A. Taylor.

Así que, en otra fría noche de béisbol en New York, el outfielder cubano de los Mets se fue cabizbajo a un rincón en el clubhouse, intentando borrar de su mente el slump que tiene en este inicio de temporada. Céspedes está bateando para un wOBA de apenas .264, que no ha encabezado más titulares negativos por el récord exitoso de los Mets (12-3). Su .267 BABIP es demasiado pobre, pero hay una razón mayor influyendo en él cuando pone la bola en juego, y va más allá de ese pésimo .186 BA: La descoordinación de su swing.

El desajuste parte del empalme de su bate, el trabajo de las manos y sus ojos hasta la selección de pitcheos, y en estas primeras 65 PAs el resultado no ha sido estimulante. Céspedes acumula una tasa de 40.0% strikeouts, con 26 K’s y apenas cinco paseos. 



Esas cuotas demuestran pobre éxito en su contacto, pero hay algo aún peor: Al poner la pelota en juego, el 65.6% de los batazos han sido Flyballs, una tasa jamás vista en su carrera. 

Ok, puedes golpear la pelota a los jardines, pero si no hay ganancias, entonces ese swing necesita una rectificación. Céspedes también está enfrentando su peor racha conectando de línea, con apenas 12.5%, y lo más frustrante para él es que acumula solo cuatro extra bases, tres de ellos jonrones. 

Obviamente, este es solo el inicio de la campaña, y hay bastante camino por delante para cambiar esos resultados pocos esperanzadores si pensamos en una temporada de 30-100 para el cubano de 32 años.



En medio de su slump, aquí hay algunos puntos que está enfrentando Céspedes y, por el momento, van trazando una nueva línea estratégica en los lanzadores oponentes:

Está recibiendo más fastball que nunca, con un 61.5%, el porcentaje más alto desde 2016 (59.2%), según muestran las estadísticas en FanGraphs. 

La nueva estrategia de la oposición contra el cubano es entendible: Céspedes está haciendo swings en un 38.7% a lanzamientos fuera de la zona de strike, el momento preciso para hacerlo ir tras una bola rápida escuridiza…

En 2017, los lanzadores en MLB utilizaban dos pitcheos como tendencia para enfrentar a Céspedes: Bola rápida y slider, unificados para un 75.1%. ¿Cómo ha sido en 2018? Al menos por estas primeras 65 PAs, el plan se reconfiguró. Ahora han incorporado el cambio de velocidad en un 12.8%, haciendo de la estrategia una fórmula mucho más difícil de dañar.



Una nota de consuelo aquí: Esta no es la peor racha de Céspedes en su carrera: En 2014, pasó por un slump con 1-for-25, y un año después sufrió otro un poco menor, 1-for-20, hasta el 0-for-14 en 2016, ya formando parte de los Mets. Eso sí: Nunca salió de ellos con jonrón ni cayó en la racha iniciando temporada.

Recuerde, ¡estamos debatiendo de Grandes Ligas! Al más alto nivel del béisbol mundial, cualquier jugador puede pasar por algunos malos ratos en sus visitas al home. Así que, para empujar a favor de un 30-100 en 2018, Céspedes tiene más de 145 juegos por delante —contando con que no aparecerán lesiones—, y esto indica que la prioridad ahora es calentarse para cuando los Mets más lo necesiten. 

Se juega todo por la victoria, y creo que el cubano desearía más un anillo de Serie Mundial, que pensar obsesivamente en un 30-100. Para ese debate, ¡él nos tiene a nosotros!

NOTA DE SWINGCOMPLETO: En la noche de hoy Céspedes ha pegado dos hits, no obstante, el comienzo de este 2018 para el slugger cubano merece la preocupación del seguimiento de este trabajo y otros tantos.

Con información tomada de Baseball de Cuba





0

Síguenos en Facebook