Alexei Ramírez: 'Béisbol y política no ligan, ojala incluyeran en el Cuba a quienes jugamos fuera'

Hace poco más de un mes, como parte de la pretemporada de los Diablos Rojos, Ramírez jugó partidos de preparación en Cuba y fue muy bien acogido por sus compatriotas, orgullosos de los triunfos del pinareño en el mejor béisbol del mundo.
Hace poco más de un mes, como parte de la pretemporada de los Diablos Rojos, Ramírez jugó partidos de preparación en Cuba y fue muy bien acogido por sus compatriotas, orgullosos de los triunfos del pinareño en el mejor béisbol del mundo.
Por EFE

El cubano Alexei Ramírez, quien brilló durante ocho años con los Media Blancas de Chicago de las Grandes Ligas, aseguró este miércoles que a los 36 años se siente como era joven y no se ha visto obligado a cambiar sus rutinas en el béisbol.


"Me siento como un chico de 20, no he cambiado mis nada y me mantengo al 100 por ciento listo para ayudar a mi equipo", dijo a Efe Ramírez, jugador de los Diablos Rojos de la Liga Mexicana de Béisbol.

Originario de Pinar del Río, en el occidente cubano, Ramírez debutó en la Serie Nacional de Cuba en el año 2000 y después de siete temporadas se hizo profesional. En el 2008 debutó con los Medias Blancas con los que pegó cinco cuadrangulares con bases llenas en su año de novato.



"Las cosas siguen igual que cuando estaba en Ligas Mayores porque para mi el béisbol siempre es el mismo y sin importar dónde esté lo juego con amor y pasión", señaló.

En sus primeros 10 juegos con los Diablos, Ramírez ha mostrado su clase en la defensa del campo corto y a la ofensiva exhibe un porcentaje de .317.

"Es la mexicana una liga fuerte, con buenos jugadores y competitivos", señaló al referirse a su primera experiencia en México, donde no ha tenido contratiempos con la altitud de 2.240 metros de la capital, sede de su equipo, ni con la alimentación porque, aunque no come picante, se adaptó a la comida mexicana.

"A veces cocino en mi casa, todavía no he ido a los restaurantes cubanos, aunque me han recomendado algunos. Lo más difícil es estar separado de mi familia que está en Miami, pero es por una buena causa", señaló.



Alexei se mantiene en 85 kilos de peso, más o menos lo mismo desde que era más joven y revela no sentir señales del paso del tiempo, lo cual le hace pensar en jugar unos años más.

"Mi genética parece que es buena porque como dulces, tomo helado y no engordo", dice.

Hace poco más de un mes, como parte de la pretemporada de los Diablos Rojos, Ramírez jugó partidos de preparación en Cuba y fue muy bien acogido por sus compatriotas, orgullosos de los triunfos del pinareño en el mejor béisbol del mundo.

"Allá hay mucho talento y jóvenes que solo necesitan tiempo para madurar; el béisbol es el béisbol y la política es la política y no deben ligarse. Ojalá mañana mismo incluyeran en el equipo Cuba a quienes jugamos fuera; si me llamaran, sería el primero en ir porque por encima de todo soy cubano", señaló.






Alexei se considera un cubano del campo de Pinar del Río que disfruta jugar dominó, escuchar música y comer carne de puerco, lo cual puede hacer solo en los tiempos de recesos en el béisbol.

"Me siento bien entrenándome con mis compañeros y si necesito algo extra lo converso con el preparador; mi vista está bien y en México disfruto como lo hice en Cuba y en Estados Unidos. Ahora la meta es estar saludable y ayudar a los Diablos Rojos dentro y fuera del terreno".

Con información tomada de Ciber Cuba
0