OPINIÓN: Dentro del desastre de la Selectiva, algunas luces

Cumplidos los tres desafíos iniciales, muchos son los aspectos a favor de la aceptación por los aficionados de la Serie Especial de Béisbol
Cumplidos los tres desafíos iniciales, muchos son los aspectos a favor de la aceptación por los aficionados de la Serie Especial de Béisbol
Por Eduardo Palomares / palomares@granma.cu

Cumplidos los tres desafíos iniciales, muchos son los aspectos a favor de la aceptación por los aficionados de la Serie Especial de Béisbol, con vista a la conformación del equipo que representaráa Cuba en los Juegos Centroamericanos a celebrarse en Barranquilla, Colombia.


El choque inicial de Guantánamo casi se jugó a estadio lleno, y a pesar de no contar con Orientales, los enfrentamientos Centrales-Occidentales en esta ciudad, llevaron no pocos al graderío del Guillermón Moncada a presencia el fin de semana dos topes transmitidos por la televisión,como señal de que este reencuentro con la mayoría de las principales figuras del pasatiempo nacional,será disfrutado y valorado por ese público que no perdona al hacer su equipo.

Mucho se bateó, pero también hubo momentos de dominio del pitcheo, no faltaron las buenas jugadas a la defensa y por suerte fueron escasos los errores al campo. Pero este es solo el comienzo y junto a las medidas de la Dirección Nacional de Béisbol a favor del espectáculo y la preparación de los peloteros, los participantes confían en que según avancen los juegos vaya ganando la calidad.

«Lo que hemos visto es normal –aseguró a Granma el preparador de pitcheo, José Elosegui–, estas son las primeras salidas y los lanzadores van asumiendo su preparación después de haber estado un tiempo en el cual han seguido entrenando, pero sin jugar, y es lógico que, como vimos en el primer inning del segundo juego,se presenten un poco desacertados hasta ir haciendo los ajustes pertinentes y lograr avanzar en el encuentro.



«El objetivo fundamental son los Juegos Centroamericanos,y para ello buscamos que los pitchers cumplan las tareas que les estamos exigiendo, o sea el control, el cambio de bola, que cuiden al corredor y otros aspectos fundamentales desde el punto de vista físico, técnico y táctico, que junto al comportamiento sicológico que vamos evaluando puedan proporcionarle un buen resultado en el terreno».

Coincidentemente, el abridor de ese partido por Occidentales, Misael Villa, explicó que ese comienzo estuvo dado a que «si bien llevaba días entrenado no había enfrentado a ningún bateador, y los lanzamientos no iban para donde yo quería, quise hacer algunos ajustes y ahí es donde te conectan con facilidad, hasta que pude adaptarme, hacer los ajustesy caminar cinco innings, para dejar a mi equipo empatado y con opciones de ganar, que es lo importante.

«Tenemos que enfocar la serie positivamente, puede que al principio alguien se agote, pero luego se adapta. En mi caso me siento bien, el brazo está fuerte y con tiempo estamos trabajando duro en las piernas, con las pesas, en el bullpen y otros aspectos que nos prepararán a todos, porque quien no pueda hacer equipo a los Centroamericanos va a estar mucho mejor al comienzo de la próxima Serie Nacional y los compromisos internacionales por venir».



Sobre este esencial objetivo, el preparador físico Humberto Guevara argumentó que en este comienzo la preparación está concebida sobre carga concentrada de diferente orientación funcional, en cuya densidad se ha tenido muy en cuenta la relación trabajo-descanso.«Los atletas están entrenando a un alto nivel, y una vez pasada la etapa de acumulación podremos transformarlaal tope óptimo exigido paralos Juegos Centroamericanos.

«En el mundo entero es así, se juega béisbol todo el año, y nosotros también lo hacemos porque los atletas terminan un compromiso y seguidamente vienen otros y otros, incluyendo su participación en la serie provincial, y a eso es a lo que aspiramos, a jugar más béisbol, de ahí que por la manera en que está concebida y el apoyo recibido del Inder y los territorios, la Serie no tiene por qué preocupar a nadie».

Al respecto, un estelar de 20 series nacionales, Frederich Cepeda, precisó que «siempre que la preparación se complemente con el juego sistemático es bueno para el pelotero, porque así se desarrolla, y veo que se está haciendo un buen trabajo entrenando y compitiendo a la vez con alegría y motivación».



Tras felicitarlo, su director, Roger Machado, lo reiteró: «Esta preparación es magnífica, preparar y jugar a la vez es lo mejor, y lejos de afectar a un jugador lo pone en mejores condiciones. El béisbol moderno es así, y la cantidad de carreras de estos primeros juegos es lógico, porque ahora el bateo está por encima del pitcheo, ya que los lanzadores demoran más en alcanzar su forma, pero la van a lograr y pronto».

Con esa confianza compartida por atletas y directivos, el profesor Carlos Martí ha estado presente en todos los innings jugados, sin descuidar un solo detalle que luego podría pesar en la integración del conjunto que comandará en Barranquilla: «Falta mucho tiempo para los Centroamericanos –precisó–, y los peloteros no podían estar sin jugar, sin familiarizar su forma en el terreno.

«Hemos convocado a 78 jugadores que conforman una mezcla de veteranos y jóvenes, pero todos están muy motivados, saben que lo primero es la disciplina. Así han asumido responsablemente el programa de preparación, y en la medida que pasen los juegos vamos evaluando a cada uno, tenemos tiempo para limar deficiencias y concretar el compromiso de representar dignamente a Cuba».


0

Síguenos en Facebook