Jorge Soler en el Spring Training, ¿Fantasia o realidad?

El slugger cubano ha destrozado la pelota y puede tener una explosión de talento este 2018.
El slugger cubano ha destrozado la pelota y puede tener una explosión de talento este 2018.
Por Jorge Ebro

Los destellos siempre han estado ahí. El poder tremendo, el físico impresionante, la juventud. Solo han faltado los números y la consistencia en el caso de Jorge Soler, quien ha estado destrozando la pelota en esta primavera y tiene todo alineado para ser titular con los Reales.


De una manera algo similar, Kansas City se ha embarcado en un proceso de reconstrucción como el de Miami -quizá no tan profundo ni amargo- y visto partir a algunos de aquellos peloteros que trajeran una Serie Mundial a la ciudad, entre ellos Lorenzo Caín.

El adiós del estelar pelotero abre un espacio casi seguro para Soler en los jardines y una alineación necesitada de fuerza como la que puede proveer el cubano, quien lidera -empatado con otro jugador- el spring training con seis cuadrangulares, tres dobles, 11 impulsadas y un fabuloso OPS de 1,072.

Soler, a no dudarlo, ha estado en boca de todos en este marzo, ¿pero se trata de un espejismo de pretemporada o del preludio de esa gran contienda que todos vienen esperando desde que el 30 de junio del 2012 firmara un pacto de $30 millones por nueve campañas con los Cachorros?



Ciertamente, algunas lesiones han aminorado el desarrollo de Soler, pero personas que han trabajado cerca de él -también destacan su calidad humana- apuntan a que debe trabajar mucho más en su fortaleza mental, en cómo superar la adversidad e imponerse en situaciones de presión.

Sea el motivo que sea, Soler todavía no ha podido cumplir la promesa que le llevó a debutar -con cuadrangular incluido- con Chicago el 27 de agosto del 2014 para terminar con promedio de .292 en apenas 24 encuentros.

Lo que vino después ha puesto algunos signos de interrogación en el fornido jardinero. En cuatro temporadas batea apenas para .244 con 29 jonrones y 104 remolcadas en solo 246 partidos. Demasiado poco para tan abundante talento.



Ahora, a los 26 años, parece que ese talento tendrá mejor oportunidad de mostrarse. Soler ha modificado su dieta, eliminando los dulces y algo de carne roja, y se ve el cambio en 20 libras de menos, en una mayor ligereza, en la fortaleza física y mental.

Soler no solamente llegó en peso ideal para la primavera, sino que trajo en su equipaje meses de entrenamiento en el benévolo invierno de Miami con el coach Mike Tosar -el hombre que ayudara a Yonder Alonso a conectar 28 cuadrangulares en el 2017- y una nueva aproximación en la caja para identificar mejor los lanzamientos, y encontrar dósis de paciencia y disciplina.



Si en algún momento de la temporada pasada Soler sintió que nada le funcionaba, que las cosas iban mal, por estos días parece haber recuperado su sonrisa y su confianza. No le queda de otra, pues ya se le acabaron las opciones para ser enviado a las Menores. Se trata de un ahora o nunca.



Los Reales están impresionados con el progreso y la actitud de Soler, pero más que un deseo es una necesidad. Los Reales, como los Marlins, casi están destinados a comenzar desde cero y un hombre como el cubano puede hacerles algo más llevadera la sinuosa travesía hacia los puertos de la relevancia.

Al final todo quedará en sus manos y en su mente. De él dependerá que esos destellos de grandeza pasen a ser períodos de larga vida, que finalmente el mundo pueda ver el verdadero talento de Jorge Soler.


0

Síguenos en Facebook