CON UN PARTIDO DE MANIGUA arrancó la Serie Selectiva 2018

Desde ya, la cantidad de errores (6 entre ambos conjuntos), y el descontrol de los lanzadores (7 bases por bolas por cada equipo), comienzan a aflorar las dudas y las preocupaciones en los aficionados
Desde ya, la cantidad de errores (6 entre ambos conjuntos), y el descontrol de los lanzadores (7 bases por bolas por cada equipo), comienzan a aflorar las dudas y las preocupaciones en los aficionados
Por Boris Luis Cabrera.

La serie especial del beisbol cubano dio esta noche de viernes su primer paso cuando se enfrentaron, en un juego típico de ¨manigua¨, los equipos Centrales y Orientales, en el estadio ¨Van Troi¨, de la ciudad de Guantánamo.


En un partido dominado por la ofensiva, los del centro no hicieron caso a supuestas cargas elevadas ni a mesoclicos de entrenamiento previstos en esta etapa de la preparación para los venideros juegos Centroamericanos y del Caribe, y golpearon con fuerza a sus rivales orientales, desatando un feroz ataque de 17 indiscutibles y anotando un total de 15 carreras frente a los envíos de 5 lanzadores que nada pudieron hacer ante semejante empuje.

Muy temprano empezó la fiesta de los maderos, cuando ya en el primer tercio del juego, los discípulos de Roger Machado habían pisado el plato en 8 ocasiones, ayudados por el batazo de vuelta completa del incansable veterano Alexander Ayala con uno en circulación (4-1, 3 impulsadas), del bateo oportuno del pimentoso Aníbal Medina (3-3, jonrón y 4 impulsadas), y par de errores de la defensa contraria.

A la altura de la octava entrada se declaraba el KO para beneplácito de los pupilos de Pablo Civil, que lucieron todo el tiempo indefensos y erráticos en el terreno de juego (4 errores), salvados una vez más en su honrilla por el subvalorado Lázaro Cedeño, quien no se cansa nunca de demostrar su fuerza en el cajón de bateo (2-1, jonrón y 4 impulsadas).



El juego lo gano Dachel Duquesne, permitiendo una sola carrera limpia en 5 entradas de actuación y lo perdió Yariel Rodriguez.

Desde ya, la cantidad de errores (6 entre ambos conjuntos), y el descontrol de los lanzadores (7 bases por bolas por cada equipo), comienzan a aflorar las dudas y las preocupaciones en los aficionados que no ven con buenos ojos dicho campeonato y que temen por la salud de nuestro deporte más preciado.

De momento, ya comenzó la carrera de desgaste, el ¨entrenamiento jugando¨, la nueva fórmula de la comisión nacional, donde más importante que los resultados grupales, son los logros individuales de cada quien, y su resistencia para llegar con buenos números al final e integrar la selección nacional. Nos vemos en el estadio.


0

Síguenos en Facebook