HISTÓRICO: Cubanos que jugaron SOLO un partido de Grandes Ligas

Excelente selección de Michel Contreras, con un pedacito de historia de Cuba en la MLB
Excelente selección de Michel Contreras, con un pedacito de historia de Cuba en la MLB
Por Michel Contreras

En la dilatadísima historia de la Major League Baseball, un total de 996 jugadores ostentan la dudosa condición de “cup of coffee players”. Es decir, de peloteros que únicamente intervinieron en un partido a ese nivel. Pues bien, tan solo seis de ellos son cubanos, según los resultados de una búsqueda que recién realicé en el prestigioso sitio Baseball-Reference.


El primero que entró en escena fue el zurdo Óscar Estrada, un habanero que relevó durante un inning para los Carmelitas de St. Louis el 21 de abril de 1929. Le dieron un hit, no le marcaron, y lamentablemente ahí mismo terminó su carrera en la Gran Carpa.

Después, el 13 de agosto de 1941, el también capitalino Ángel (Jack) Aragón entró en juego como corredor sustituto para los Gigantes de San Francisco, y ni siquiera pudo darse el gusto de anotar esa carrera.

Luego sería el turno del torpedero Antonio (El Mosquito) Ordeñana, un guanabacoense que se estrenó y terminó el tres de octubre de 1943. Con el uniforme de Pittsburgh, al menos tuvo tiempo para conectar dos imparables en cuatro ocasiones y empujar tres carreras para la causa de su equipo, que en esa jornada enfrentó a Filadelfia.



En mayo de 1944, los Senadores de Washington les darían la oportunidad de sus vidas a Rogelio (Roy) Valdés y Luis Suárez. El día tres, el habanero Valdés empuñó como emergente frente a Boston y no pudo cumplir su cometido. El 28, Suárez –oriundo de Alto Songo- falló sus dos veces al bate y defendió la antesala ante Detroit.

El sexto y último “cup of coffee player” de la Isla en Grandes Ligasfue el siniestro quivicanero Wenceslao (Vince) González, que entró como apagafuegos para los Senadores y versus los Yanquis el 13 de abril de 1955. La verdad, le fue horrible: dos entradas, seis indiscutibles, tres boletos, un ponche y seis limpias permitidas.

Ahí termina la relación. De manera que solamente seis de los doscientos cubanos que han estado en la MLB se tomaron el lamentable cafecito de los adioses prematuros. Es decir, el tres por ciento. Nada mal.


0

Síguenos en Facebook