POSTEMPORADA 2018: Granma aplastó a Las Tunas y se puso a un juego del título

Tres juegos y tres victorias. Así de rápido los Alazanes de Granma le dieron la vuelta a la gran final de la 57 Serie Nacional
Tres juegos y tres victorias. Así de rápido los Alazanes de Granma le dieron la vuelta a la gran final de la 57 Serie Nacional
Foto: Calixto N. Llanes
Por Aliet Arzola / aliet@granma.cu

Tres juegos y tres victorias. Así de rápido los Alazanes de Granma le dieron la vuelta a la gran final de la 57 Serie Nacional, y ahora están a una victoria de revalidar la corona contra los Leñadores tuneros, desarticulados en su visita al Mártires de Barbados.


De nuevo a golpe de bateo, los pupilos de Carlos Martí impusieron su ley con el madero desde temprano, con grand slam de Raúl González y cierre hermético del pinareño Raidel Martínez, quien sacó los últimos outs en cada uno de los tres pleitos en Bayamo.

A continuación, repasamos los detalles más importantes del encuentro.

Lo mejor: La ofensiva del campeón dijo presente en el Mártires de Barbados, donde fabricaron al menos diez carreras en dos de los choques para darle la vuelta a la final. Crucial en este levantón ha sido la tremenda racha de Roel Santos, quien anda por 11 turnos consecutivos entrando en circulación.

El hombre proa de los Alazanes ha sido un revulsivo cada vez que se ha parado en el plato, y sus continuas carreras han desestabilizado al contrario, incapaz de frenarlo. Como detalle importante, Roel ha sido muy bien secundado por Yordan Manduley, quien ha hurgado en la herida con varias conexiones por detrás del corredor.


Por si fuera poco, Raúl González ha prendido los motores y es el líder empujador de la final con ocho remolques, un complemento del que no se esperaba tanto teniendo en cuenta su bajo rendimiento en la segunda fase.

Lo peor: Después de ganar 14 partidos en la etapa regular, Yoelkis Cruz no ha podido hacer la cruz en la postemporada. El derecho no ha logrado llegar a la mitad de ninguna de sus aperturas, sin embargo, en las anteriores su equipo logró ganar a golpe de bateo. Ese no fue el caso del quinto desafío, en el que tampoco pudo hacerse justicia y salió en el tercer inning, justo cuando se desató la furia de los Alazanes, y después sus compañeros no lograron remontar.

«Yoelkis es uno de los lanzadores de más experiencia en nuestro equipo y esperábamos que tuviera una buena salida, por eso lo seleccionamos como abridor después de un profundo análisis del cuerpo de dirección. Nos basamos en su rendimiento durante la temporada y lo respetamos, pero nuevamente falló», sentenció Pablo Civil, mentor de los tuneros.

«En general nuestros abridores no salieron bien ninguno de los tres días, y los relevos tampoco fueron eficientes. Además, la ofensiva no produjo, al punto de que dejamos dos veces las bases llenas y conectamos en par de ocasiones para doble play en este quinto partido; eso nos impidió presionar un poco más a Granma», añadió el estratega, consciente de que deben corregir por completo el rumbo si pretenden remontar.


Lo inesperado: Si bien Ulfrido García ha sido uno de los lanzadores más consistentes del campeonato, resultó hasta cierto punto sorpresivo su trabajo de cinco entradas contra los Leñadores, básicamente porque el zurdo se vio pésimo en su anterior salida (segundo duelo de la final).

Con sus habituales problemas de control, el santiaguero fue presa fácil de de los tuneros y no pensé que pudiera avanzar tanto en su segunda presentación, pero

Lo más preocupante: Aunque los Leñadores han mantenido un alto ritmo ofensivo en lo que ha acumulación de hombres en base se refiere, ellos no han logrado ser consistentes para conectar a la hora buena.

Entre Jorge Jhonson, Danel Castro, Yosvany Alarcón y Alexander Ayala remolcaron solo cuatro carreras en más de 50 comparecencias al plato durante los tres choques del Barbados, gasto que eliminó las opciones de victorias de Las Tunas. Si esto no cambia, los Leñadores no van a durar mucho más tiempo con vida.


Lo imperceptible: Se habla muy poco del asunto, pero Raúl González ha jugado cinco finales de serie nacional en línea y eso se nota en su puesta en escena, relajada, con plena confianza en sus posibilidades y sin pistas de presión por salir al campo en partidos decisivos.

El avileño ha hecho valer su experiencia en este tipo de encuentros durante la finalísima contra los Leñadores, quienes han sufrido su furia con el madero y también su alto nivel defensivo en la antesala. Hasta ahora, Raúl González no ha hecho quedar mal al mentor Carlos Martí, y en el quinto pleito despachó par de jonrones y ya anda por tres en la discusión del cetro, todos con gran importancia.

«Los jonrones salen, eso no voy a buscarlo, pero gracias a Dios he logrado conectar bien para ayudar al equipo. He jugado siete finales en total, son juegos iguales a los otros, solo que hay más personas en los estadios. Si enfrentamos los partidos con esa mentalidad logramos más calma», sentenció el utility, quien promete mantenerse como una pieza clave en los dos pleitos restantes.


La previsión: Los Alazanes, sin Alain Sánchez ni Lázaro Blanco, limitado por la reglamentación de lanzamientos, van sin un abridor de puntería de cara al sexto partido, en el cual seguramente dependerán de Yanier González, Leandro Martínez o César García, quienes han sido muy intermitentes hasta el momento.

Pero si no fijamos en las opciones de Las Tunas, pasa algo similar, con Yariel Rodríguez y Vladimir Baños como candidatos, dos diestros con mejor carta de presentación, aunque igual de inestables en la presente postemporada.

Si me preguntan, creo que los Leñadores tienen piezas más confiables en su staff de cara al sexto encuentro, y deben buscar la manera de explotar esa ventaja en sus predios, donde los tres posibles abridores granmenses sentirán una presión asfixiante.


0

Síguenos en Facebook