¿INDUSTRIALES EN EL LATINO? Los tuneros la tienen muy difícil

El Latinoamericano, el otrora Stadium del Cerro, el templo del béisbol cubano, vuelve a abrir sus puertas a una postemporada. Industriales le da el bate a su cuartel general con la serie play off ante Las Tunas
El Latinoamericano, el otrora Stadium del Cerro, el templo del béisbol cubano, vuelve a abrir sus puertas a una postemporada. Industriales le da el bate a su cuartel general con la serie play off ante Las Tunas
Foto: Ismael Francisco
Por Oscar Sánchez / oscar@granma.cu

Lo que quería la capital, y me atrevería a afirmar que una considerable parte de los que aman la pelota: el Latinoamericano, el otrora Stadium del Cerro, el templo del béisbol cubano, vuelve a abrir sus puertas a una postemporada. Industriales le da el bate a su cuartel general con la serie play off ante Las Tunas igualada a una victoria.


No creo que haya mejor homenaje para su eterno 56, el hombre que en electrizante carrera de 32 pasos hizo un engarce de leyenda en los Panamericanos de Santo Domingo en el 2003; el que nos salvó con su magia en Atenas-2004 en una final trepidante frente a Australia, el que dejó la piel en el terreno. Carlos Tabares, en su retiro oficial este jueves, será otra vez recibido, no despedido, en ese Latino en el que tan difícil es ganar un juego cuando las gargantas de sus tribunas parecen enloquecer a La Habana.

Llega la nave azul tras recuperarse de la primera derrota ante los Leñadores de Las Tunas, el equipo que ha hecho que cuando se hable de pelota en esta temporada, sea obligada mención. Lo hace, además, con la última postal de la campaña, el jonrón (su número 23 en postemporadas) con bases llenas de Alexander Malleta. Si él está inspirado, si él anda bien, su equipo avanza.

¿Qué puede pasar? La pelota no respeta pronósticos y a veces tiene poca memoria. Esta fase no se parece a nada. Cada partido vale el campeonato y, como ya se ha dicho, suelen ser muy diferentes unos de otros. Hoy quien quiera acercarse a dar en el clavo con un vaticinio, se iría por Las Tunas. Con uno que gane regresa a sus predios para decidir; su ofensiva, aun cuando ha dejado que desear en estos dos primeros choques, es bien superior al pitcheo rival, y porque pensar en una barrida habanera en el Cerro, es prácticamente quimérico. Lo que sí no pueden perder de vista los tuneros es que hace falta mucho aplomo, pues además de los Industriales hay un rival de mucho peso: al Latino es difícil vencerle.



En Bayamo, Granma ha puesto en un aprieto a Matanzas. 

Quienes dieron favoritos a Matanzas y Las Tunas para ser los finalistas, como nosotros en esta columna, no han de arriar las velas. Queda mucha semifinal todavía, pero si la matemática beisbolera enreda el cálculo, lo cual no es para nada una sorpresa, tampoco hay que sentirse como un neófito en la materia. Si los turnos del segundo al cuarto en la alineación matancera (antes del choque de ayer 3 en 29, igual a anémico average de 103), no despiertan poco podrán hacer frente a un rival que produce muchísimo. Mientras, los Leñadores deben velar porque el corrido de las bases no le malogre su poder con el madero, sobre todo, porque han de tener en cuenta el regreso de Frank Camilo Morejón detrás del plato. No hay que olvidar que un buen receptor es capaz de hacer un equipo.

En la balanza hay que sopesar otro elemento decisivo, nos guste o no. La experiencia de los mentores está al lado de los que no salieron con la etiqueta de favoritos. Carlos Martí prendió la primera polémica de la postemporada dejando en el banco al líder jonronero, fiel al axioma de que en la pelota no gana el que más anote, sino el que menos permita y ha mantenido incólume su decisión, que no deja de ser controvertida. Víctor Mesa sigue apegado a su estilo, el lineup del primer juego no se parece al siguiente, y aunque se le ve mucho más calmado, sigue sosteniendo la máxima demanda sobre sus jugadores como premisa de éxito.



Lo cierto es que no hay nada escrito, si en nuestras Series Nacionales ha cambiado la correlación de fuerzas, nadie se asuste porque en estas semifinales pase lo mismo. ¿Se acuerdan de los cuatro grandes, de aquellos play off con Industriales, Pinar del Río, Santiago de Cuba y Villa Clara? Pues bien, no vemos a ese cuarteto junto desde la 43 y ya vamos por la 57 campaña. ¿Quién dice que Matanzas con siete lides consecutivas entre los tres primeros, no es ya un gigante o que Ciego de Ávila, el gran ausente hoy, es de esa estatura? ¿Acaso Granma en la defensa de su título no es otro grande y Las Tunas el gran David de esta historia?

¡Qué viva la pelota!, que ha vuelto a preñar de pueblo a los estadios; que inundó no de lluvia, sino de voluntad a trabajadores del deporte y otros sectores para que en Las Tunas se pudiera jugar tras más de 30 horas ininterrumpidas de agua; que ha bordado de alegría a este primer inning del 2018.

Con información tomada de Granma


Síguenos en Facebook