CON UN GRAND SLAM legendario Las Tunas ganó el 6to y habrá Juego 7 por el título de Cuba

Nadie le puede discutir el título a Danel Castro, reafirmado como uno de los bateadores más peligrosos de la historia del béisbol cubano en situaciones cumbre.
Nadie le puede discutir el título a Danel Castro, reafirmado como uno de los bateadores más peligrosos de la historia del béisbol cubano en situaciones cumbre.
Por Aliet Arzola / aliet@granma.cu

Pese a no tener mucha experiencia en instancias decisivas, los Leñadores de Pablo Civil han mostrado una sangre fría impresionante en la postemporada de la 57 Serie Nacional de Béisbol, en la cual acumulan tres triunfos al hilo en pleitos de eliminación.


Su último éxito llegó en el sexto duelo de la final contra los Alazanes de Granma, que se frotaban las manos, pues solo los separaba un paso del bicampeonato. Sin embargo, sus sueños de coronación se frustraron con un swing de Danel Castro, quien pegó un descomunal batazo por todo el jardín central y decidió el pleito con un grand slam.

A continuación repasamos los detalles más relevantes de este sexto duelo final, en el cual se confirmó el dominio de los anfitriones, invictos hasta el momento.

Lo mejor: Nadie le puede discutir el título a Danel Castro, reafirmado como uno de los bateadores más peligrosos de la historia del béisbol cubano en situaciones cumbre. El experimentado echó por tierra la estrategia del mentor Carlos Martí, quien transfirió intencionalmente a Jorge Jhonson en el noveno para enfrentarse al tercer madero de los Leñadores.



El resultado fue un enorme cuadrangular por el jardín central que está dando la vuelta al mundo por su gran valor. Con la casa llena, Danel rubricó una de las conexiones que pasarán a engrosar su rico historial en el plato. El jonrón dejó al campo a los Alazanes y manda la final a un séptimo partido.

«Llegamos de nuevo al último partido, como contra Industriales, y hay que resaltar en nuestro equipo la labor de Danel, decidió un choque muy peleado, muy táctico, en el cual ellos corrieron el riesgo de lanzarle al bateador más oportuno del país. Ahí está el resultado», comentó el mentor tunero Pablo Civil sobre el desenlace del encuentro.

Lo peor: Las mejores estrategias pueden salir bien o mal, pero las tácticas teóricamente incorrectas tienen un enorme por ciento para caer en saco roto. Así le sucedió a Carlos Martí, quien equivocó por completo su táctica al otorgarle boleto intencional a Jorge Jhonson en el noveno y darle paso en el home a Danel Castro con la casa llena.

«Son riesgos que se corren. Consideré que era más fácil que el líder de los bateadores del campeonato me diera un jit a que lo hiciera Danel Castro. A él lo respetamos, es un gran productor, pero nos decantamos por sacarnos el zurdo de arriba», señaló Martí, quien obvió un par de detalles con su decisión.


Por ejemplo, antes de ese turno Jhonson había conectado solo nueve cohetes en 50 veces al bate, con anémico promedio de 180 y cuatro empujadas en 13 duelos de postemporada. En cambio, Danel sumaba 16 imparables (cuatro extrabases) y nueve remolques en la misma cantidad de encuentros, sin obviar su tremenda historia como toletero oportuno.

A todas luces, Jhonson era la mejor opción para los granmenses, quienes perdían con el corredor de tercera, pero no tenían la primera desocupada, situación que justificaría un poco más la transferencia al patrullero izquierdo de los Leñadores.

Lo inesperado: Los Alazanes llegaron al sexto duelo final con un montón de incógnitas por la situación de su staff de abridores, maltrecho tras perder por la reglamentación de lanzamientos a Lázaro Blanco y Ulfrido García en el intermedio de semana. Además, tampoco podían contar con Alain Sánchez, por lo que la opción más fiable era Leandro Martínez, quien sumaba tres salidas sin marcado dominio.

Pero el zurdo se encaramó en la lomita del Mella y se adueñó del encuentro con una gran faena durante seis episodios. Hasta el quinto solo un corredor le llegó a tercera base y supo sacar los outs importantes hasta que el sexto Alexander Ayala y Yordanis Alarcón le empataron el juego con par de remolques.


Sin embargo, el simple hecho de caminar seis rounds le dio un respiro al cuerpo de pitcheo de los Alazanes, que no se vio obligado a entrar en acción temprano en el choque. Ese solo detalle aumentó sus posibilidades de triunfo, malogradas luego por el jonrón de Danel.

Lo más preocupante: Raidel Martínez ha trabajado durante cinco encuentros consecutivos en la final y todavía estará disponible para el séptimo partido, pues no sobrepasó el límite de 45 que lo inhabilitaría para dicho pleito decisivo.

El pinareño quedó en 40 pitcheos y de seguro tendrá que salir en algún punto del último encuentro del campeonato, detalle un tanto peligroso. No quiero decir con esto que Carlos Martí no debería aventurarse a ponerlo, pues a fin de cuentas es el mejor relevista del staff, pero luego de una semana de permanentes salidas es probable que su efectividad no sea la misma. 


Lo imperceptible: Con el grand slam de Danel Castro se opacó parcialmente la labor de Vladimir Baños, quien le regaló a los tuneros una salida de altos vuelos, justo lo que han esperado a lo largo de la postemporada.

«Baños hizo su trabajo, lo pedimos para eso y teníamos plena confianza en que se destacaría. Muchos nos criticaron por colocarlo en este sexto partido, pero su calidad y experiencia avalaban la decisión», sentenció el mentor Pablo Civil.



Por su parte, el derecho pinareño destacó la confianza de la dirección tunera y agradeció a los seguidores del equipo por el apoyo mostrado durante toda la postemporada. Además, dijo que se enfocó en estar tranquilo en el box para no cometer errores y controlar a la tanda granmense.

La fórmula le dio resultados, porque solo permitió cuatro jits y una limpia en siete episodios ante un conjunto que anotó 25 carreras en los tres duelos del Mártires de Barbados. 


La previsión: Séptimo juego de la final. Ultimo juego del campeonato. A esta altura los pronósticos no valen de mucho, porque un partido de pelota lo gana y lo pierde cualquiera. De cara al pleito decisivo, ambos conjuntos van con lanzadores de puntería: Alain Sánchez por los Alazanes y Yariel Rodríguez por los Leñadores.

La experiencia está de parte de los granmenses, pero los tuneros han sido implacables cuando han estado contra la pared, y ese detalle tiene un peso tremendo más allá del nivel de su lanzador.

En una aventura muy arriesgada, me decanto por los Leñadores para levantar la primera corona de su historia, teniendo en cuenta la profundidad de su staff, en el cual solo no está disponible el zurdo Luis Ángel Gómez.


Síguenos en Facebook