RIGONDEAUX tiene respuesta para Lomachenko: 'Le gano a él y a 40 más'

Rigondeaux acordó subir hasta las 130 libras, dos divisiones por encima de su peso, handicap que lo tiene despreocupado.
Rigondeaux acordó subir hasta las 130 libras, dos divisiones por encima de su peso,
handicap que lo tiene despreocupado.
Foto tomada de: Bad Left Hook
Por Luis E. Rangel.

A Guillermo Rigondeaux le gusta ahorrar palabras. No se puede confundir con un arrebato de timidez. Todo lo contrario, porque en momentos más inesperados le gusta soltar comentarios hilarantes. Sencillamente, el pugilista cubano entiende que no tiene un gran valor hablar sobre una pelea antes de la misma. Para el “Chacal” no tiene sentido pronosticar si habrá un nocáut o no, o si los jueces pudieran tomar una de esas decisiones controversiales que tanto se están viendo en los tiempos recientes. “Eso no se puede controlar”, aseguró en una conferencia de prensa teléfonica, una semana antes de enfrentar a Vasyl Lomachenko, el sábado 9 de diciembre en el Madison Square Garden, en una velada que será transmitada por ESPN. Lo único que está en su poder, señaló, es prepararse al cien por ciento para lo que es una de las peleas más importantes de su carrera.


“Estamos muy bien. Al cien por ciento y le vamos a demostrar al mundo para lo que nos estamos preparando”, destacó.

El enfrentamiento entre el antillano y el ucraniano representa la primera ocasión en la que se enfrenten dos dobles campeones olímpicos en el campo profesional. Ambos son considerados dos de los pugilistas con mejor técnica en el planeta.

Para poder concretar la puja, Rigondeaux acordó subir hasta las 130 libras, dos divisiones por encima de su peso, handicap que lo tiene despreocupado.

“Con 126 libras tampoco quería pelear conmigo. Ahora con 130 él piensa que tiene la ventaja conmigo. Está bien, que siga pensando eso. Ya verá el 9 de diciembre. El que tiene que estar preocupado es él”, añadió. “Le gano a Lomachenko y a 40 más como él”.



Ataque ucraniano

Aunque ambos tienen un estilo similar –el golpear y no dejarse pegar- Lomachenko es diametralmente opuesto a Rigondeaux con respecto a su verbo. El ucraniano sí se atreve a dar un pronóstico para el 9 de diciembre.

“Voy a llevármelo por el medio como si fuera un tanque y lo voy a noquear”, expresó. “No voy a decir que lo voy a noquear, sino que lo voy a demoler”.

Lomachenko, el medallista olímpico en Beijing y Londres, dijo estar seguro de que Rigondeaux tratará de evadirlo. “No creo que salga a pelear de frente, a buscarme, nunca lo ha hecho. No creo que se venga de frente a mí”, acotó. “Es lo que siempre hace, sale a pegar uno golpes y luego se pone a correr en el ring”.

Para Bob Arum, mandamás de Top Rank, la compañía que maneja el destino de Lomachenko y quien ha sido un acérrimo crítico del estilo de Rigondeaux, el cubano no tendrá otra alternativa que salir a pelear de tú a tú con su pupilo. “Va a tener que ser agresivo si quiere ganar la pelea”, destacó. “No puedes dejarlo hacer los puntos al principio porque luego no hace más nada y hace que la pelea sea aburrida. Lomachenko no lo va a dejar, no le va a ceder terreno tan rápido, así que Rigondeaux va a tener que pelear a lo largo de todo el combate. Me parece que será una pelea emocionante”.



Sorpresa agazapada

Las palabras de Lomachenko y especialmente las de Arum, no hacen mella en el espíritu de Rigondeaux. Tampoco le sirven de incentivo o al menos así lo confiesa.

“Lo mío es hacer mi trabajo y hacerlo bien”, matizó. “No tengo ninguna motivación por el hecho de que sea contra un boxeador de Top Rank. Lo mío es pelear contra cualquiera”.

Rigondeaux y Arum comparten un pasado que ambos quieren olvidar. Después de pelear bajo la misma bandera, se separaron en medio de críticas del promotor, quien calificó de aburrido al cubano y señaló que incluso los ejecutivos de las cadenas de televisión “vomitaban” con las peleas de Rigondeaux. Para completar, el antillano derrumbó al entonces temido Nonito Donaire, el “niño de oro” de Top Rank, cuya carrera tras el revés no fue la misma.

De manera, que lo de Lomachenko, el sábado, será para el santiaguero otro combate más.

“Mi intención es hacer lo que siempre hago, prepararme para ganar ganar y hacerlo bien. Sé que la gente opina, que si no les gusta como peleo o no, pero al final el que tiene que hacer el trabajo soy yo”, enfatizó.



DESPIECE UNO

TITULO: Título en peligro

Guillermo Rigondeaux ha sumado apenas tres rounds en los últimos dos años, una estadística que evidencia lo complicado que le ha sido encontrar rivales en la división de las 122 libras, en la cual posee el título.

Sin embargo, ese título pudiera estar en peligro, ya que según lo ordenó la Asociación Mundial de Boxeo, de caer ante Lomachenko, y aunque la pelea contra el ucraniano sea en 130 libras, Rigondeaux perdería su título.

“Estamos en conversaciones con la Asociación para que reconsidere su posición y le permita a Rigo tomar su decisión luego de la pelea, pero aún no hay nada concreto”, dijo Dino Duva, ejecutivo de Roc Nation, una de las compañías que promociona al cubano.

Si Rigondeaux se lleva el triunfo, entonces tendrá cinco días para decidir si se mantendrá en las 130 libras o defenderá su corona de las 122.



DESPIECE DOS

TITULO: Datos de la pelea

Guillermo Rigondeaux

Victorias: 17

Triunfos por nocáut: 11

Derrotas: 0

Edad: 37

Nacionalidad: Cubano

Estatura: 5-4 (1.62 metros)

Alcance: 68 pulgadas (1,73 metros)

Vive: Miami, Florida

Vasyl Lomachenko

Victorias: 9

Triunfos por nocáut: 7

Derrotas: 1

Edad: 29

Nacionalidad: Ucraniano

Estatura: 5-6 (1.68 metros)

Alcance: 65,5 pulgadas (1,66 metros)

Vive: Oxnard, California


0

Síguenos en Facebook