Rancés Barthelemy expone su invicto ante Relikh, a quien venció con dudas en el pasado

El resultado del primer pleito fue tan cerrado y controversial que la AMB ordenó un nuevo choque entre Barthelemy y Relikh
El resultado del primer pleito fue tan cerrado y controversial que la AMB ordenó un nuevo choque entre Barthelemy y Relikh
Por Jorge Ebro / jebro@elnuevoherald.com

La palabra obsesionado sonaría demasiado fuerte, pero es algo parecido. Rancés Barthelemy (26-0, 13 KO) no veía la hora de volver a subirse en el ring para enfrentar por segunda vez a Kiryl Relikh y definir de una vez y por todas su posibilidad de ir por una corona en una tercera división.


Ahora la situación no podía presentarse mejor, pues el cubano se medirá al europeo el 10 de febrero en una cartelera de SHOWTIME por la corona vacante de las 140 libras de la Asociación Mundial (AMB).

Cuando ambos se enfrentaron por primera vez el pasado 20 de mayo, Barthelemy recibió una decisión unánime que en ese momento le convertía en retador obligatorio para el entonces titular de la AMB Julius Indongo.

El resultado, sin embargo, fue tan cerrado y controversial que la AMB ordenó un nuevo choque entre Barthelemy y Relikh (21-2, 19 KO) .

"Reconozco que no estuve en mi mejor momento y acepto la llegada de esta segunda pelea'', comentó el cubano. 


"Voy a despejar todo tipo de duda. Ya hemos corregido los errores para que no existan casualidades en la segunda entrega''.

¿Qué errores? De acuerdo con Barthelemy, llegó demasiado cansado de piernas a la cita contra el bielorruso, debido a un fuerte entrenamiento de pesas al cual no estaba acostumbrado.

El campamento del habanero había buscado los servicios de un preparador físico que no entendió las características del boxeador y su necesidad de moverse constantemente para evitar los agarres de sus oponentes.

"Todo eso lo analizamos bien, porque Relikh me encontraba demasiado rápido y me sujetaba'', explicó Barthelemy. "Sin mi velocidad de piernas, sin mis movimientos, pierdo gran parte de lo que soy, de lo que me ha permitido triunfar''.


Tras adjudicarse coronas del orbe en las 130 y 135 libras, Barthelemy sueña con ser el primer boxeador cubano de todos los tiempos que gana tres fajas en pesos diferentes, algo que le recuerdan amigos y aficionados a donde quiera que va.

"Es algo que no se me quita de la mente y estoy decidido a alcanzar por encima de cualquier cosa'', recalcó Barthelemy. "Voy a pasar este diciembre de la mejor manera posible con la familia, pero con la mente puesta en Relikh. Hasta que no pase por encima de él, no estaré conforme''.


Síguenos en Facebook