Por la salida de JD Martínez, Arizona necesita lo mejor del 'Tanque' Tomás

En el 2016, Yasmany Tomás tuvo línea ofensiva de .271/.313/.508, con 30 dobles, 31 cuadrangulares y 83 impulsadas.
En el 2016, Yasmany Tomás tuvo línea ofensiva de .271/.313/.508,
con 30 dobles, 31 cuadrangulares y 83 impulsadas.
Foto tomada de Zimbio
Por David Venn.

Antes de ser barridos por los Dodgers en la ronda divisional de los playoffs este año, los Diamondbacks brindaron el momento más emocionante en mucho tiempo en el Chase Field al derrotar a los Rockies en el Juego del Comodín de la Liga Nacional a principios de octubre.


Una parte clave del éxito de Arizona la temporada pasada fue la adición en julio del toletero J.D. Martínez. Ahora que el jardinero es uno de los agentes libres más cotizados del mercado, todo luce indicar que el equipo del desierto estará sin sus servicios a partir del 2018. Eso significa, entre otras cosas, que el cubano Yasmany Tomás tendrá que volver en salud y rindiendo, tal como lo hizo en el 2016.

"Él va a tener que ser uno de los muchachos que saldrán a competir", dijo el manager de los Diamondbacks, Torey Lovullo, quien guio al equipo a récord de 93-69 en su primera campaña con el timón.


"La tendencia de él es hacia unos entrenamientos en salud", dijo Lovullo acerca de la recuperación de Tomás. "Lo he visto entrenando en el Chase (Field) y se ve bien. Definitivamente, sería alguien con el cual contaríamos".



De estar en salud, "El Tanque", de 27 años recién cumplidos, tiene la capacidad de hacerse sentir con el madero. En el 2016, Tomás tuvo línea ofensiva de .271/.313/.508, con 30 dobles, 31 cuadrangulares y 83 impulsadas.

"Hay trueno en sus manos", comentó Lovullo. "Sé que él quiere seguir mejorando en todas las áreas de su juego, lo cual necesitamos. Puede ser alguien que cargue con un roster, así que nos emociona eso.

"Pero la salud es lo más importante y él luce bastante saludable".




MARTE A LUCHAR POR TIEMPO DE JUEGO

Una figura inesperada en los éxitos de los Diamondbacks la campaña pasada fue el dominicano Ketel Marte. Debido a lesiones de Nich Ahmed, Chris Owings y otros, el ex torpedero de los Marineros recibió la llamada para subir desde Triple-A y aportar en el equipo grande de Arizona.

En 73 partidos, Marte registró .260/.345/.395 y jugó una sólida defensa tanto en el campo corto como la segunda base. Ahora, con un amplio grupo proyectado para competir por cupos en medio del cuadro, el quisqueyano tendrá que luchar más que nunca.

"Él salió al terreno a hacer su trabajo y fue muy, muy productivo", dijo Lovullo acerca de Marte. "Sin Ketel, no hubiéramos estado en la posición en la que nos encontramos al final del año.

"Yo veo la situación como que son los entrenamientos de primavera, y van a ser bien competitivas", continuó el capataz. "En cuanto a los muchachos que estén ahí y compitiendo por un puesto titular o un cupo en el roster, espero que se preparen bien y se alisten para unos entrenamientos muy, muy competitivos, porque tenemos la mente abierta y sabemos que hay un grupo muy talentoso que todavía no hemos estructurado en cuanto a quién va a abrir en qué posición".



A SEGUIR CON LA BUENA VIBRA

El 2017 fue un primer año bien exitoso en el desierto para Lovullo y el gerente general Mike Hazen, quienes lograron que los Diamondbacks clasificaran por primera vez desde el 2011. Ahora la tarea es sobrevivir la partida de Martínez, sumar piezas de calidad y tratar de seguir con el buen impulso que se creó la temporada pasada.

"Quería que nuestros muchachos salieran a rendir y demostrar cada día lo que significaba ser un Diamondback de Arizona", expresó Lovullo. "Teníamos que ganarnos algo de respeto en la Liga Nacional, lo cual creo que logramos.

"Estamos orgullosos de lo que pasó. Le hemos dado vuelta a la página del 2017 y nos preparemos para otro (año). Sabemos qué hay que hacer. Quedamos cortos de nuestras expectativas y metas primordiales. Ahora sé que tenemos hambre de lograr muchas cosas y llevar esto al próximo nivel".



0

Síguenos en Facebook