Casi 3 décadas después, 4 jonrones en un juego de Leonel Moa, tuvo iguales y retadores

Leonel Moa fue el primer pelotero con 4 cuadrangulares en un partido de Series Nacionales, el domingo 10 de diciembre de 1989, frente al pitcheo de Granma
Leonel Moa fue el primer pelotero con 4 cuadrangulares en un partido de Series Nacionales, el domingo 10 de diciembre de 1989, frente al pitcheo de Granma
Foto tomada del sitio de origen
Por Yirsandy Rodríguez.

Te debe haber ocurrido alguna vez debatiendo de béisbol: Es estresante ponerse de acuerdo para definir qué récord es más difícil y significativo en la historia del juego. Eso sucede a escala mundial, aunque, en gran parte de las ocasiones, tenemos dos hazañas difíciles de conquistar por un pitcher o un bateador: El juego perfecto para un lanzador, y el partido de cuatro jonrones para un bateador.


¿Cuántas combinaciones tenemos en 57 Series Nacionales en el Béisbol de Cuba? Apenas un “Juego Perfecto” entre 54 “No-hitters”, lanzado por Maels Rodríguez el 22 de diciembre de 1999. No creo que haya sido más fácil, pero sí hay tres hombres con cuatro jonrones en un juego, desde la tarde inolvidable del camagüeyano Leonel Moa en diciembre de 1989. Lo difícil de conseguirlo se reflejó en cada hecho: Ambas marcas fueron fruto de cierta experiencia en Series Nacionales, y se escapan de la simple habilidad y sincronización perfecta de pitcher o bateador en solo un gran partido. 

Antes de lanzar el Juego Perfecto contra Las Tunas, Maels acumulaba 270 strikeouts en 260.2 innings lanzados en su carrera, para una tasa de 9.32 SO/9. O sea que, en apenas dos temporadas, su experiencia —y sobre todo esa velocidad supersónica— era suficiente para convertirlo en un candidato importante en el futuro. Quizás no tan pronto como la 41ra apertura de su carrera, pero si escuchabas que él lo hacía alguna vez, no te ibas a asombrar en lo absoluto. Algo similar ocurrió con Moa, quien entró a la temporada de 1989 con 123 cuadrangulares en 2327 apariciones al home plate. 

Moa había participado en ocho Series Nacionales y cinco Series Selectivas, con 17 jonrones y 60 remolcadas en 1984-1985, campaña donde comenzó a mostrar de una manera especial el poder impactante de sus muñecas. La Selectiva de 1988 fue un torneo cumbre para Moa, cuando sacó de los límites 19 pelotas y produjo 67 carreras con Camagüeyanos. Con la suma de su rendimiento en toda la temporada de 1989 entre Nacional y Selectiva, era fácil detectar que el poder de Moa crecía de manera sensacional con esos 34 jonrones y 92 carreras impulsadas. Así que, ¿te habría sorprendido alguna vez la noticia de esos cuatro jonrones en un juego?



La gran noche de Leonel Moa

Hasta el 9 de diciembre de 1989, durante 29 temporadas desde 1962, 57 bateadores en Series Nacionales del béisbol cubano habían golpeado tres jonrones en un juego, pero ninguno consiguió sacar la pelota por una cuarta ocasión. De todos los jugadores, ocho meses antes, Orestes Kindelán había registrado cuatro juegos con tres vuelacercas, pero nunca pudo pegar ese ansiado cuarto cuadrangular.

Al día siguiente, el domingo 10 de diciembre de 1989, fue una jornada única, justo después que Antonio Pacheco conectara tres cuadrangulares contra los lanzadores de Guantánamo en el estadio Nguyen Van Troi. Este fue el intento número 58 por un bateador en busca de lograr los cuatro jonrones en un juego, hasta que, ese mismo día, el camagüeyano Leonel Moa Jals se convirtió en el primer bateador de cuatro cuadrangulares contra los pitchers de Granma.

¿Cuántos bateadores más consiguieron conectar cuatro jonrones después de Moa?

En la 29 Serie Nacional no hubo otro bateador con cuatro jonrones, y desde de la edición número 30 hasta los juegos de este lunes en la 57, se han conectado 24884 cuadrangulares. ¿Quiénes consiguieron igualar a Moa? Solo dos bateadores: El matancero Alberto Díaz en 1995 y el pinareño Omar Linares en 1997.

Díaz consiguió hacer historia el 17 de diciembre de 1995, enfrentando a los lanzadores de Camagüey, exactamente dos semanas después de batear tres jonrones en un juego contra el equipo Habana. Por su parte, Linares, bateó los cuatro bambinazos el 8 de abril de 1997 contra Villa Clara, durante la II Copa Revolución.



¿Quiénes se quedaron más veces a las puertas del cuarto jonrón?

Orestes Kindelán estuvo a punto de lograrlo en siete oportunidades, y aunque lidera con sus 487 jonrones en todos los tiempos, no consiguió ese anhelado cuarto jonrón. Después de él, con tres ocasiones se retiraron estos grandes bateadores: Víctor Mesa, Pedro Luis Rodríguez, Julio Germán Fernández y Yosvany Peraza. De los bateadores con 300 jonrones o más en todos los tiempos del béisbol cubano, el único que nunca pasó de conectar dos en un juego fue Gabriel Pierre, a pesar de sus 306 y su admirable frecuencia de 17.4 jonrones por cada vez al bate.

¿Qué tan difícil ha sido para un bateador acercarse a los cuatro jonrones en Series Nacionales?

Para que un bateador conecte cuatro jonrones en un partido, tienen que unirse varios factores determinantes. Pero lo más importante es la concentración y el enfoque antes y después de cada turno al bate. El poder será el ingrediente vital, unido a la habilidad para detectar el mejor lanzamiento posible. Uno de los más grandes íconos de todos los tiempos en el béisbol cubano, “El Señor Pelotero”, Luis Giraldo Casanova, en varias entrevistas ha expresado que “el bateador no debería buscar el jonrón. Aunque, obviamente, puede hacerlo, sobre todo si está persiguiendo un récord histórico o personal. La clave para el éxito es que se prepare bien para hacer cada swing, con la mayor decisión posible”. 



Desde que Raúl Reyes botó tres pelotas el 28 de enero de 1968 frente Azucareros en el estadio Latinoamericano, tenemos 145 ocasiones en las que un bateador ha golpeado tres jonrones en un juego. Del desaparecido industrialista Reyes a Frederich Cepeda, el último bateador que logró la hazaña el pasado 25 de septiembre, han transcurrido 49 años, ocho meses y 28 días. 

La ocasión que más se demoró fue de la quinta a la sexta, cuando Rodolfo Puentessacó tres pelotas el sábado 10 de enero de 1970 contra Matanzas, hasta que Hiram Fuentes repitió actuación similar frente a Camagüey. Fue también otro sábado, aquel 16 de febrero de 1974, 1498 días después de la gran jornada de Puentes.

Aquí hay otros datos interesantes de las ocasiones en que los peloteros batearon tres jonrones:

El mismo día: 6 ocasiones.

Al día siguiente: 6 ocasiones.

En la misma semana: 36 coincidencias de 143 ocasiones.


En la séptima Serie Nacional, Raúl Reyes (Industriales) y Miguel Cuevas (Granjeros) registraron 12 cuadrangulares, detrás del líder Felipe Sarduy, quien despachó 13 jonrones con Granjeros. A finales de la década de los 1960s, ellos marcaron la primera gran temporada de un slugger, superada luego por Agustín Marquetti y sus 19 bambinazos en 1969.

Leonel Moa bateó el último jonrón de su carrera el 27 de enero de 1996 contra Las Tunas, un día antes del cumpleaños 28 de los tres cuadrangulares y 11 empujadas de Raúl Reyes en el Latinoamericano. Eso es una gran coincidencia, pero no debe sorprendernos, ya que los momentos más increíbles y las grandes hazañas en el béisbol siempre están conectados.

Hoy día, 28 años después de los cuatro jonrones de Leonel Moa, ¿quién podría olvidar cada una de esas jornadas memorables? ¡Gloria al juego y sus inmortales de siempre!

Con información tomada de Baseball de Cuba


0

Síguenos en Facebook