'Los Industriales le dan dolor de cabeza a cualquiera. Son como los Yankees'

El volcánico segunda base que tantas veces levantara a los aficionados de sus asientos visita Miami cuando puede para encontrarse con una invasión de cariño y una parte importante de su familia.
El volcánico segunda base que tantas veces levantara a los aficionados de sus asientos visita Miami cuando puede para encontrarse con una invasión de cariño y una parte importante de su familia.

Por Jorge Ebro

Después de pasar por todo y de todos, Rey Vicente Anglada va por la vida con una tranquilidad merecida. El volcánico segunda base que tantas veces levantara a los aficionados de sus asientos visita Miami cuando puede para encontrarse con una invasión de cariño y una parte importante de su familia.

                         


Nunca falta un juego de sóftbol, las conversaciones sobre su carrera, el abrazo de un viejo conocido y la mano tendida de un nuevo fanático. Recoge lo que sembrara con su personalidad esencialmente humana, con su rectitud a prueba de balas. El respeto camina a su lado, la admiración de su mano.

Y nunca se va de Miami sin pasar por el Real Café, donde un juego del Madrid pasa a un segundo plano cuando Anglada habla de béisbol, sin ocultar nada ni adulterar las ideas. Un hombre transparente, de esos que se ven menos.

Casi que Miami es tu segunda casa…

"Sí, me siento como si estuviera en Cuba. A todos los lugares que voy la gente me recibe con mucho cariño. Tengo muchos amigos. Aquí está mi hijo y ahora mi nieta. Ojalá pueda venir todos los años''. 



Siento que la gente te profesa un cariño especial, diferente.

"Mi primera filosofía, lo que me inculcaron mis padres fue ser hombre y amigo. Durante toda mi vida. Mis amigos son mis amigos por encima de todo, donde quiera que estén, más allá de las ideologías. Lo principal es eso, mi familia y mis amigos''.

¿Qué haces por estos días?

"Ya me jubilé, pero sigo vinculado al béisbol en Cuba. A veces me llaman para conocer mi opinión, para ayudar en la preparación de algún equipo. Trato de aportar en lo posible al béisbol de mi país''.

¿Piensas volver a dirigir?

"No, no quiero ser manager. Nunca me gustó, si lo he hecho es porque Dios me lo puso en mi vida y traté de hacerlo lo mejor posible. Las cosas creo que me salieron bien. La gente en Cuba se acuerda de mí más por mi tiempo de manager que de jugador, cosa que me molesta''. 



¿Dirigir Industriales es muy demandante?

"Mucho. Hay que dedicarle mucho tiempo. Lo que me queda de vida prefiero dedicárselo a mi familia, a mi casa, a mis amigos. Si estuviera dirigiendo, ahora mismo no pudiera estar aquí. Es demasiado sacrificio. No quiero más''.

¿Te parece que existe un mínimo repunte en la pelota cubana?

"Creo que sí, pero ese levante se ve en la afición. Hacía rato que los estadios no se llenaban. Con esta nueva estructuras de refuerzos y eliminaciones, cuando llega la fase de seis equipos, hay más concentración de calidad, pero todavía falta mucho para llegar al nivel de años anteriores''.

Mesa en Industriales, Lazo en Pinar y Kindelán en Santiago, ¿te gusta verlos ahí?

"Ha sido una buena idea. Son gente muy respetada, sobre todo por los jugadores. Gente que sabe de béisbol''. 

Víctor Mesa tiene sus dolores de cabeza con los Industriales, ¿no?

"Los Industriales le dan dolor de cabeza a cualquiera. Son como los Yankees de Nueva York aquí. En otras provincias se contentan con clasificar, en La Habana si no ganas, no hiciste buen trabajo. Es una presión de principio a fin''. 



¿Qué disfrutaste más como manager, el título en Cuba o en los Panamericanos?

"Mi segundo año como director de Industriales, porque como a los 30 juegos perdí a Kendrys Morales y a Bárbaro Cañizares, Javier Méndez se había retirado, pero el resto de los jugadores respondió''.

¿Cómo comparas el nivel del béisbol cubano antes y después del 2006?

"Antes estaba en un nivel de Triple A, hoy en día no es tanto. El principal problema es el pitcheo, donde debemos mejorar mucho, de hacer las cosas correctas en el momento indicado''.

¿Qué te parecieron Gurriel y Puig en la Serie Mundial?

"Magníficos. Lo primero es que se puso la Serie Mundial en Cuba. Eso es algo muy, muy, muy importante. Y lo otro es que nos vimos representados por dos muchachos que pasaron por nuestras manos, que crecieron en Cuba con nosotros y que jugaron un papel importante en la Serie Mundial. Tuve más relaciones con Yuli porque incluso lo dirigí en la selección nacional. Tengo relaciones muy buenas con su familia. El hizo una cosa que no es fácil que es ganar un título mundial en su primera temporada completa''.

¿Cómo Bárbaro Garbey, tu gran amigo?

"Sí, como Barbarito, mi gran amigo''.

Si te sacas de la lista, ¿cuál es el mejor segunda base que viste jugar?

"Félix Isasi. Otro gran amigo mío. Siempre simpaticé con él''.




0

Síguenos en Facebook