Las Tunas por tumbar a Industriales de la cima.

La cómoda ventaja con la que Industriales arrancó la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol, se ha esfumado por completo.
La cómoda ventaja con la que Industriales arrancó la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol, se ha esfumado por completo.

Por Aliet Arzola Lima

La cómoda ventaja con la que Industriales arrancó la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol, se ha esfumado por completo. En solo una semana, los Leones han caído cinco veces, mientras sus más cercanos perseguidores presentan balance positivo y ya les pisan los talones. 

                         


Los Leñadores tuneros, por ejemplo, también arrancaron entre titubeos, pero su barrida a Pinar del Río los ha colocado a solo media raya de los capitalinos, y ahora tendrán la oportunidad de sobrepasarlos en el compromiso directo que se inicia esta noche en el parque Latinoamericano (7:15 p.m.).

Al duelo de marras los pupilos de Pablo Civil llegan en muchas mejores condiciones. Ellos son los mejores del campeonato en la carretera (20 triunfos) y su ofensiva es la más feroz de la presente ronda, con promedio de 305, 29 carreras anotadas y 12 extrabases, detalles que juegan muy a su favor en la visita al feudo del líder.

¿Los motivos? El pitcheo de Industriales ha sido un completo desastre en las últimas jornadas, salvo algunas individualidades que a la postre no han marcado la diferencia. Los tiradores Azules exhiben una espantosa efectividad de 5.44, con 37 boletos, seis pelotazos, seis wild pitch y solo 25 ponches en 49,2 entradas de labor, guarismos que limitan enormemente sus opciones de triunfo. 



Además, este horrendo desempeño se ha unido a la baja desde el rectángulo de bateo, donde poco han podido hacer. Su promedio de embasado en esta ronda es de 288 y solo han anotado 16 carreras, a razón de 2.6 por encuentro.

Todos esos datos estarán en la mente de los tuneros, que llegan pletóricos a la capital luego de pasar la escoba a los Vegueros en sus predios. Su idea en el Latino será entrarle por los ojos a los Leones, amparados en el alza ofensiva de Alexander Ayala (línea de 381/391/476), uno de sus refuerzos clave, así como en la estabilidad en la producción de Yudier Rondón, Andrés Quiala y Jorge Jhonson.

Este trío, junto al torpedero agramontino, han liderado la cosecha de los Leñadores en la actual etapa, y esperan por el aporte de dos maderos de poder como Yosvani Alarcón (158/304/211) y Rafael Viñales (111/261/111). Ellos tendrán una legítima oportunidad de despertar en el Coloso del Cerro, porque Industriales no contará en la lomita con el camagüeyano José Ramón Rodríguez, su tirador más efectivo, quien cubrió siete capítulos el pasado miércoles. 



Las opciones más probables en la rotación citadina son Frank Montieth, Freddy Asiel Álvarez o Wilber Pérez, tres serpentineros de nombre y prestigio, pero muy alejados en la actualidad del nivel que los llevó, en su momento, a la selección nacional.

Más parejo se pinta el duelo en el Victoria de Girón, donde los Cocodrilos recibirán a los Alazanes granmenses, única escuadra invicta en los seis primeros choques de la fase élite. Los actuales monarcas lograron renta perfecta en casa contra Artemisa e Industriales, con apoyo crucial de los lanzadores Alain Sánchez, Ulfrido García, Luis Enrique Castillo y Yosver Zulueta.

Los cuatro refuerzos que solicitó Carlos Martí se combinaron para conseguir cuatro triunfos, par de rescates, 18 ponches, siete boletos y solo una limpia permitida en 24 entradas, con promedio oponente inferior a 200. Ese dominio hermético ha marcado la diferencia en el paso de los granmenses, que están ahora a 2.5 juegos de la cima.

Para los Alazanes el panorama es alentador, porque ya se han metido en zona de postemporada y se espera que puedan mejorar, sobre todo en cuanto a su producción ofensiva. Por ejemplo, en seis desafíos han pegado solo tres jonrones y la dupla Roel Santos-Raico Santos tiene apenas siete inatrapables en más de 40 turnos oficiales. 



Estos dos aspectos, eventualmente, van a cambiar, porque el poder de Lázaro Cedeño, Guillermo Avilés y Carlos Benítez debe salir a relucir, mientras los chicos Santos incrementarán sus promedios. Eso sí, Granma necesita mantener un ritmo alto y obtener la mayor cantidad de triunfos en este trance, pues dentro de unos días perderán a varios jugadores incluidos en la preselección nacional de cara al Panamericano Sub-23.

El propio Raico, Yoelkis Céspedes, Ulfrido y Zulueta serán los efectivos que saldrán de la disciplina de los campeones para representar a Cuba, lo cual abre dos huecos en los jardines, uno en la rotación de abridores y otro en el bullpen.

Su examen inmediato no parece sencillo, porque los Cocodrilos han sido estables en casa y no han perdido dos subseries consecutivas en todo el campeonato. La combinación de poder (siete jonrones en cinco choques) con la velocidad en los senderos es el arma principal de los yumurinos, quienes andan a medio gas, porque todas sus figuras no han carburado a la par. 



Yorbis Borroto, por ejemplo, ha arrasado desde que se unió a los matanceros (línea de 350/458/600), al igual que Yasiel Santoya (474/474/632). Sin embargo, otros elementos fuertes de la plantilla como Osvaldo Vázquez o Ariel Sánchez andan muy por debajo de sus posibilidades, y en sentido general, ningún Cocodrilo suma más de cuatro remolques.

Para ellos será un gran reto detener a los Alazanes, en gran medida porque no contarán con su as, Yoanni Yera, en la subserie, y Jonder Martínez podrá trabajar para el final del compromiso. La responsabilidad entonces de contener, de entrada, al rival más caliente de la Serie recaerá en el avileño Dachel Duquesne, quien ya tiró un juego completo con la casaca yumurina.

El otro compromiso que arranca este viernes enrolará a Pinar del Río y Artemisa, quien a pesar de su ubicación en el fondo de la tabla todavía permanecen vivos en la lucha por la clasificación. Los Vegueros están a solo 2.5 juegos del cuarto lugar, mientras los Cazadores se encuentran a 4.5, distancias que no son insalvables cuando restan 39 choques por efectuarse.

No obstante, dormirse en los laureles puede costar caro, porque tampoco el calendario ofrece muchas opciones de relajación. Los pinareños, por ejemplo, tienen que mejorar en todo, pues su defensa presenta bajo promedio de 952, al bate solo han logrado remolcar al 6% de los corredores en circulación, y al 11% de los ubicados en posición anotadora. Para colmo de males, el pitcheo ni se ha acercado al cartel de mejor staff del país. 



La mejor noticia para los parciales vueltabajeros es la ética de trabajo de sus peloteros, pues en su mayoría son hombre de experiencia que ya han vivido situaciones negativas y han logrado reponerse, detalle que puede ser un punto a favor de Pedro Luis Lazo y el alto mando de los Vegueros.

En tanto, los Cazadores quieren mejorar su sexto escaño y conseguir la mejor actuación histórica del plantel, aunque el reto es complicado. Superarse en labores defensivas y producir carreras parece el Everest de la tropa comandada por Danny Valdespino, que solo de esa forma disminuirá la presión sobre los lanzadores, usualmente forzados a trabajar con un mínimo margen de error.

Dado el momento de Pinar del Río, este puede ser el chance perfecto de los artemiseños para descontar y escalar en la tabla, más ahora que comenzarán el duelo con Vladimir García en la lomita.

Síguenos en Facebook