¿Hasta cuándo esperaremos por que Cooperstwon haga justicia con Miñoso?

A pesar de comenzar a los 28 años en la MLB, la carrera del cubano terminó con promedio de .298, 186 jonrones, 1,023 carreras empujadas y 205 bases robadas
A pesar de comenzar a los 28 años en la MLB, la carrera del cubano terminó con promedio de .298, 186 jonrones, 1,023 carreras empujadas y 205 bases robadas
Por Marino Martínez.

La historia del béisbol en Estados Unidos se ha desarrollado por etapas con características diferentes. Por ello, el derecho que tiene un jugador a ingresar al Salón de la Fama de Grandes Ligas debería ser analizado en base a la época en que actuaron, pues no es igual haberlo hecho siendo negro en tiempos de discriminación racial que hacerlo en las últimas décadas.


Dentro del grupo de jugadores ignorados por los miembros del Comité de Veteranos, uno de ellos es Saturnino Orestes Arrieta Miñoso Armas, conocido por “Minnie” y “El Cometa Cubano”.

Nacido el 29 de noviembre de 1922, en la finca La Lonja, del Perico, Matanzas, fue elegido a nueve Juegos de Estrellas y ganó tres Guantes de Oro. Fue golpeado por lanzamientos en 192 ocasiones- noveno en la lista de todos los tiempos - y finalizó cuatro veces entre los cuatro primeros en la votación para el Jugador Más Valioso.




A pesar de comenzar a los 28 años en Grandes Ligas, terminó su carrera con promedio de .298, pegó 186 jonrones, impulsó 1,023 carreras, se robó 205 bases, sumó 1,963 imparables y tuvo un embasamiento de .389, siendo líder en algunos renglones ofensivos en varias temporadas.

Sus estadísticas en Ligas Mayores no fueron mejores por llegar tarde. Cuando debutó en 1949 con los Indios de Cleveland, este equipo se deshizo rápido de sus servicios y no regresó hasta 1951 con los Medias Blancas de Chicago cuando le arrebataron el premio Novato del Año de la Liga Americana, distinción entregada de manera inmerecida a Gil McDougald, de los Yankees de Nueva York.

Por su coraje y calidad en el terreno de juego, el matancero se convirtió en ídolo y figura emblemática en Chicago. Su nombre está en el Salón de la Fama del equipo, su número retirado y en el estadio aparece una estatua con su figura.

Cuando analizamos los números de Jackie Robinson vemos que su presencia en Cooperstown no sólo se debe a su brillante carrera, también por ser el jugador que rompió la barrera racial para transformar el deporte profesional en Estados Unidos.



Miñoso llegó a Grandes Ligas dos años después de Robinson. Un 19 de abril de 1949 se convirtió de manera oficial en el primer negro latinoamericano en hacerlo, pues antes Roberto Estalella y Tomás de la Cruz habían burlado el racismo ayudado por sus facciones menos oscuras.

Ser el primer negro latinoamericano en Ligas Mayores, también es un suceso de trascendencia histórica. Y esa figura fue Miñoso, que supo enfrentarse al pecado racial de una manera parecida a Robinson soportando insultos y humillaciones dentro y fuera del terreno para abrirle camino a los restantes jugadores de Latinoamérica, siendo en todo momento un ejemplo de disciplina, coraje y calidad profesional.

Antes de ingresar a Grandes Ligas, el “Minnie” brilló en el Campeonato Invernal de Cuba- en ese entonces el segundo mejor torneo del mundo-, así como en las Ligas Negras con los New York Cubans, propiedad de Alejandro Pompez, donde se coronó en la Serie Mundial venciendo a los Cleveland Buckeyes, actuando en los Juegos de Estrellas de 1947 y 1948.



Pocos peloteros pusieron en alto el béisbol y tuvieron la popularidad de Miñoso, tanto en Cuba como en Estados Unidos. Con la sencillez que hace grandes a los seres humanos, lo mismo estaba rodeado y admirado por políticos, empresarios y artistas famosos, que por niños, mujeres y ancianos del pueblo.

La última vez que estuvo en una boleta para Cooperstown le faltaron votos. Millones de personas en Estados Unidos, así como en Cuba y Latinoamérica, esperan que en algún momento las puertas del Salón de la Fama sean abiertas para esta leyenda del deporte de las bolas y los strikes.

Pero la pregunta que todos se hacen es: ¿Cuándo se le hará justicia a Orestes Miñoso?


0

Síguenos en Facebook