El cubano Sullivan Barrera mayoreó a Félix Varela y se llevó decisión unánime

Esta victoria podría llevar a Barrera a una pelea por el título del mundo
Esta victoria podría llevar a Barrera a una pelea por el título del mundo
Web Screen Shot
Por Jorge Ebro / jebro@elnuevoherald.com

Y ahora a ver si le cumplen a Sullivan Barrera. Lo llevaron una vez a la lona, le conectaron tantos golpes bajos que a su rival le quitaron tres puntos, la cortaron el rostro de manera peligrosa, pero nada de eso importa si a fines de abril enfrenta por el título del mundo a Dmitry Bivol.


Eso es algo que está firmado, en papel, con palabras y apretones de manos de por medio, pero hasta que él no se vea cruzando el primer golpe contra el ruso por la faja de la Asociación Mundial del Boxeo, prefiere guardar la cautele del que sabe con quienes está lidiando y en qué negocio se mueve.

""Esta fue una pelea difícil, complicada'', expresó el cubano tras vencer por decisión unánime al dominicano Félix Varela. "He vencido a dos de los tres ligero pesados (Joe Smith Jr. y Vyacheslav Shabranskyy) que me han puesto en HBO. Estoy esperando a que finalmente me llegue la oportunidad que merezco''.

Pasó lo que tenía que pasar, pero de una manera extraña. El guión se cumplió con el triunfo inobjetable de Barrera, pero este choque se trabó más de lo esperado, primero con un conteo sorpresivo y luego con los repetidos golpes bajos de Varela.


Se esperaba que el dominicano trataría de pegar y escurrirse, de convertirse en una especie de sombra huidiza de la fuerza de Barrero, aunque terminó desluciendo el combate que se fue de un solo lado. El había prometido traer el boxeo y, al contrario, se lo llevó por completo, lo desapareció.

A pesar de las múltiples advertencias del árbitro, Varela -quien luego sería penalizado por la misma causa- siguió apelando a los golpes ilegales y se contentó con intentar alguna que otra ráfaga de golpes en busca de una sorpresa que, si bien produjo un efecto en el primer round, luego se desdibujó bajo la fuerza de los golpes de Barrera.



Lo más interesante fue la presencia de Bivol en primera fila. El campeón ruso ya había superado a Varela y vino a calibrar la calidad del cubano. Para ser justos, él también espera enfrentar a Barrera. Lo ha dicho, ha elogiado su calidad. Ambos quieren verse en el cuadrilátero. Preocupa que la sinuosa política del boxeo diga otra cosa y separe lo que está acordado.

¿Qué va a pasar ahora que Sergey Kovalev demolió a Shabranskyy y recuperó una faja del orbe? Ojalá que ese pacto firmado y sacramentado se mantenga, que Barrera pueda medirse a Bivol y luchar por la corona tan largamente esperada. Que la política del boxeo no meta sus manos en esto.


0

Síguenos en Facebook