Frederich Cepeda anuncia que este año va tras los 400

El veterano ambidextro anda de líder de los bateadores en la Serie Nacional
El veterano ambidextro anda de líder de los bateadores en la Serie Nacional

Por Eduardo Grenier Rodríguez

Aplausos estruendosos brotan del público en el teatro Milanés, en Pinar del Río, y se rompe por unos segundos con el silencio protocolar característico de un programa televisivo. Al micrófono Pedro Luis Lazo, el manager vueltabajero, quien con su carisma habitual solicita a Frederich Cepeda como primer refuerzo de sus Vegueros, no sin antes calificarlo, en tono jocoso, como «el estelar». 

                         


Con su pizca de humor, el Rascacielos pidió con mucha seriedad y acierto a quien es uno de los mejores peloteros cubanos del presente siglo. Así, reforzó de forma considerable la ofensiva, sin dudas la línea más débil de su equipo, con un jugador que bateó para un extraordinario average de .480 durante la primera etapa del torneo.

Además, el experimentado jardinero espirituano ha mostrado que, como el buen vino, a medida que pasan los años ve su calidad intacta. Sobre su nueva etapa vestido con la franela verde amarilla, Cepeda aceptó conversar con JR justamente en el terreno de su nuevo estadio, el Capitán San Luis, minutos antes de comenzar el Juego de las Estrellas.

«No me tomó por sorpresa mi rendimiento en la primera etapa del torneo, porque me preparé muy bien antes de empezar la contienda. Al no haber estado contratado en ninguna liga extranjera estuve más tiempo con el equipo y eso me permitió aprovechar todos los entrenamientos. Yo digo que uno siempre se debe preparar para batear .600, lo que es casi imposible, pero pienso que ha sido gracias a la preparación que las cosas me han salido bien», aseguró sobre su excelente rendimiento durante los primeros 45 encuentros. 



Aprovechó para anunciar que intentará mantenerse durante el resto de la campaña por encima de la franja de los .400. «Mantener un average de .480 es bien difícil, tienes que dar casi siempre dos hits por juego y fallar solo una vez por partido. Estamos a mitad de temporada, pero intentaré terminar sobre .400», explicó.

Acerca de su incorporación a las filas de los Vegueros para la segunda fase, comentó que «Lazo había conversado conmigo y sabía que si llegaba, él me iba a pedir. Sé que pueden existir cambios de opiniones en momentos como ese, pero él mantuvo su palabra y estoy muy feliz de estar acá (en Pinar), este es un equipo con mucha tradición, que lleva tiempo jugando play off y sabe cómo hacerlo, además de que cuenta con un buen número de títulos. Yo creo que los Vegueros tienen un excelente equipo para seguir adelante».

Cepeda tampoco ocultó su felicidad por jugar bajo las órdenes de Lazo. «Imagínate, él y yo llevamos 15 años juntos, por eso el compromiso es doble, primero porque jugamos mucho tiempo en el Cuba, y él fue un pitcher estelar de nuestro béisbol, además de ser un pelotero muy entregado e impetuoso. Tenemos muy buena amistad y eso lo voy a llevar siempre, por lo que vamos a tratar de tener un buen resultado». 



Sobre sus posibilidades de desempeñarse a la defensa, Cepeda zanjó todas las dudas. «Yo jugué la mayoría de los partidos con Sancti Spíritus en los jardines, ahora él tiene también la opción de ubicarme como designado, pero yo sí estoy dispuesto para lo que sea, lo importante es tener salud para seguir adelante», aclaró.

Primer mordisco en el pantano

En el inicio de la segunda fase del campeonato, los Cocodrilos de Matanzas doblegaron este jueves por la tarde a los Leñadores de Las Tunas con marcador de 7-3. Fue el noveno éxito para el zurdo Yoanni Yera con un solitario revés, pese a ponchar solo a cuatro rivales.

De los diez hits de los ganadores, tres fueron a la cuenta del inicialista Yasiel Santoya, incluido un batazo de vuelta completa ante los envíos del pitcher perdedor, Yoalkis Cruz (8-3).

Al cierre jugaban Pinar del Río e Industriales y Artemisa ante Granma.



Con información tomada de Juventud Rebelde


0

Síguenos en Facebook