SERIE NACIONAL: Entendiendo el éxito de los Vegueros de Pinar del Rio

Entre otras cosas Pedro Luis Lazo solo ha ordenado cinco veces el toque de bola de sacrificio, nadando en contra de la corriente de estos tiempos, y destrozando teorías arcaicas.
Entre otras cosas Pedro Luis Lazo solo ha ordenado cinco veces el toque de bola de sacrificio, nadando en contra de la corriente de estos tiempos, y destrozando teorías arcaicas.
Por Boris Luis Cabrera.

Una densa niebla está abrazando todos los terrenos de beisbol de la isla, un humo toxico que sale de la boca y los brazos de los Vegueros de Pinar del Rio, al mando del otrora estelar del montículo, Pedro Luis Lazo, está envenenando a contrarios, los deja desnudos y avergonzados sobre el césped.


El gigante Lazo, sin experiencia alguna en estos menesteres, a golpe de coraje y deseos, como nos tiene acostumbrados, se puso al frente de esta tropa y alarmó a muchos. Su estrategia no pudo ser más sencilla, se dejó rodear por ilustres terratenientes de mil batallas, se auxilió y bebió de fuentes antológicas donde habitan figuras de la talla de Jorge Fuentes, Jose M. Cortina, Jesús Bosmenier, Luis G. Casanova y Primitivo Gonzales.

Con su característico número 99 en la espalda y su karma natural, trajo el espíritu de victoria y ha regado el polvo de la confianza sobre la cabeza de sus pupilos. Con ansias y su capacidad de aglutinamiento, con su fe contagiosa y su carácter afable, cabalga a paso seguro hacia la clasificación y cuando estamos llegando casi a la mitad del campeonato, ha ganado 16 partidos de 19 y se aleja desafiante en el primer lugar de la tabla de posiciones.

El cuerpo de lanzadores de los pativerdes, es el mejor de la liga, sus abridores tienen balance de 12 ganados y dos perdidos, sus contrarios le batean para un pobre 236 de average ofensivo y el promedio de carreras limpias no sube más allá de 2.36 carreras por juego.


Los lanzadores relevistas, son aún más dominantes, los adversarios le producen solo para un ridículo 206 de average y solo permiten 2.53 carreras limpias por partido.

Yosvany Torres, con cuatro victorias sin derrotas, dos juegos completados y solo 3 bases por bolas en 40 entradas, está liderando el staff, conjuntamente con Erlys Casanova, quien solo permite 1.74 carreras limpias por juego y le batean para un increíble 191 de average sus oponentes.

En una era, donde reina el descontrol y hay una epidemia de bolas en la mayoría de los conjuntos, los Vegueros, solo han otorgado 38, mientras han ponchado a 81.


Su ofensiva, solo es la 9na entre todos los equipos, sin embargo, producen a la hora buena y no necesitan hacer muchas carreras para llevarse la victoria.

William Saavedra, otra vez llevando la voz cantante con sus 4 jonrones y una línea ofensiva AVE/OPS/SLU de 294/936/549, siendo estos dos últimos indicativos los mayores del conjunto, además de ser líder en impulsadas del club con 17.

Fenomenal también la temporada que viene teniendo Reidel Alvarez (64-25) con AVE/OPS/SLU de 391/930/484. Además, es el que más produce con corredores en bases (28-13) para un alto average de 464.


El caso de Reinier León es alentador, se ha sumado esta vez al ataque (61-22) con 361 de promedio ofensivo.

Donal Duarte no podía quedarse atrás, pieza clave de este equipo, tanto psicológicamente como con el madero en la mano, está produciendo para AVE/OPS/SLU de 262/807/377, con 2 jonrones y 10 impulsadas, haciendo lo suyo y levantando ánimos en todas las esquinas.

Pedro Luis Lazo y el cuerpo de dirección solo han ordenado cinco veces el toque de bola de sacrificio, nadando en contra de la corriente de estos tiempos, y destrozando teorías arcaicas.


Otro de los numeritos que ayudan a entender el paso de los occidentales, es la producción de sus bateadores emergentes, quienes conectan en conjunto, 10 hits en 25 veces al bate para un alegre 400 de average, destacándose ahí Irandy Hernández (6-4) con 5 impulsadas.

Sin dudas, este año hay que contar con los pinareños, después que se abrió la puerta ancha para su director, que suenan las fanfarrias y las sirenas en el ¨Capitán San Luis¨ como nunca antes, será muy difícil desplazarlos, al menos mientras no lleguen los refuerzos.


0

Síguenos en Facebook