¿Fin de la INJUSTICIA?: Lo último de Michel Enriquez y Yordanis Alarcón

A Michel Enríquez “Le dijeron que faltaba una autorización del equipo, un papelito donde quedara por escrito que lo aceptaban”, confirma una fuente cercana
A Michel Enríquez “Le dijeron que faltaba una autorización del equipo, un papelito donde quedara por escrito que lo aceptaban”, confirma una fuente cercana
Por Mayli Estévez.

El pinero Michel Enríquez y el tunero Yordanis Alarcón tenían algunas cosas en común, pero sin quererlo, han tenido que compartir otras que no fueran custodiar ambos la antesala de sus equipos.



Michel Enríquez y Yordanis Alarcón salieron de Cuba a inicios del 2017, el primero rumbo a México, y el segundo rumbo a Italia, con un contrato gestionado de manera personal bajo el brazo. Se fueron convencidos de que otro lo habían hecho antes, ahora y lo harán después, y nada pasaba. Se fueron porque desde sus Comisiones territoriales les dijeron, hagan lo suyo (incluida una mejor remuneración que la de la Serie Nacional) y cuando regresen se incorporan.

Por supuesto, en lo que se cocinaba la 57 Serie Nacional, tanto Yovani Aragón, Comisionado Nacional, como Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, habían cambiado la salsa.

Ahora, por no utilizar la vía de la Federación o el INDER, ambos jugadores quedaban fuera de sus respectivas selecciones. Desde los puestos de mando se buscó, abiertamente, esconder la basura bajo la alfombra con la vieja táctica de echarle la culpa a la provincia, porque por lo general los súbditos callan.



Lo intentó Aragón cuando dijo al periódico Granma, que “no ha existido comunicación entre las autoridades del territorio y el propio jugador (…) ahora mismo no se sabe nada de Michel”. Cuando el del dorsal 12 hacía días estaba en la Isla y ya había tenido conversaciones con el Partido y el INDER municipal. ¿Todos sabían dónde estaba Michel menos el Comisionado Nacional? “Hay casos similares—volvió a decir Aragón—como los del tunero Alarcón (…) sus provincias no los han incluido precisamente porque no disponen de información sobre ellos”.

La culpa es del GPS, nadie sabía dónde estaba nadie.

Ha pasado más de un mes desde los desvaríos de Aragón, y el capitalino Rudy Reyes, quien también estuvo gestionándose un contrato por México, ha vuelto a vestir la franela de Industriales sin mayores contratiempos. Y por supuesto Aragón, Higinio y compañía tampoco saben nada. You know nothing Aragón!



Por el momento Enríquez y Alarcón, al menos, recibieron última hora la orientación de entrenarse. El pinero lo hace desde su casa, porque el único contacto que ha tenido con el equipo ha sido el mitin que encabezó el pasado 31 de agosto en el Labra. Gente importante ha preguntado por él, me dicen desde la Isla.

El propio Antonio Becalli, presidente del INDER, está gestionando su regreso, me vuelven a decir. “Le dijeron que faltaba una autorización del equipo, un papelito donde quedara por escrito que lo aceptaban”, confirma una fuente cercana al jugador.

Michel Enríquez está a 59 hits de los dos mil en Series Nacionales, una cifra a la que buscaba acercarse en esta 57 edición. Si lo que falta es lo meramente burocrático, pues cuanto antes, mejor, porque si los Piratas no clasifican—como parece—le van quedando pocos chances al Súper 12.



Al tunero Alarcón, sí se le ha visto en el “Julio Antonio Mella” entrenando junto a la reserva del equipo mientras Las Tunas se hallaba de gira, primero por Villa Clara, luego por la Isla. A la tercera base le dieron la voz de entrenar y, como Enríquez, está a la espera de que le confirmen la entrada. Pero, aunque no hayan dado el “Sí, acepto”, ¿con qué otra razón los mandarían a entrenar?

Convencida de que en estos casos, como en tantos otros del pasatiempo nacional, pesó más la presión externa, que la sensatez de los que dirigen la pelota en este país, o los que al menos en nomenclatura dicen dirigirlo, me quedo con las mismas dudas del principio, pero la certeza de que habrá play ball para dos necesarios.

Con información tomada de Play Off Magazine


0

Síguenos en Facebook