ABSURDO: Cuba sanciona medallista olímpico por teñirse el pelo

El doble medallista de bronce olímpico de boxeo, Lázaro Alvarez, fue sancionado seis meses por teñirse el pelo, algo que parece sacado más de un manual de talibanes.
El doble medallista de bronce olímpico de boxeo, Lázaro Alvarez, fue sancionado seis meses por teñirse el pelo, algo que parece sacado más de un manual de talibanes.
Por Jorge Ebro / jebro@elnuevoherald.com

Después de leída la noticia, todavía cuesta trabajo creerla. El doble medallista de bronce olímpico de boxeo, Lázaro Alvarez, fue sancionado seis meses por teñirse el pelo, algo que parece sacado más de un manual de talibanes.


La noticia la reportaba este viernes el diario Guerrillero de Pinar del Río, donde se aclaraba que Alvarez estará fuera de los circuitos de competencias, entre ellos el torneo nacional Playa Girón.

De acuerdo con el escrito, hasta las autoridades deportivas de la occidental provincia fueron sorprendidas por esta medida que no se había comunicado de manera oficial por la Federación Cubana de Boxeo (FCB).

Al menos, para salvar algo de honor, el comisionado de boxeo del territorio, Carmelo Hidalgo, aseguró "sentirse indignado por la trascendencia del hecho'', mientras que el cronista Víctor Manuel Blanco calificó la decisión de absurda y exagerada.

Por supuesto que cada federación u organismo deportivo posee reglamentos, como la NBA que hace tiempo exigió un estricto código de vestimenta, limitando el uso excesivo de cadenas y joyas.


Igualmente, clubes de Grandes Ligas como los Yankees o los Marlins implementan una política de cero barba o pelo excesivamente largo, que puede ser cuestionada o no, según el punto de vista que se mire.

Pero que el pelo tenga uno u otro color siempre se ha considerado como algo dentro de las prerrogativas de cada individuo y no hace poco Lionel Messi salió a un jugar con el pelo teñido, como también lo ha hecho Neymar.

Muchas veces detrás de este tipo de suspensión -al menos en Cuba- se esconden otros motivos, pero de atenernos al punto, seis meses fuera de circulación deportiva parecen realmente demasiados por un asunto baladí como un cambio de color.

¿Acaso no se pudo resolver con un comentario o una sugerencia? ¿Qué importancia lleva que este muchacho decida pintarse los cabellos de otra manera? ¿Disminuirá por eso su talento boxístico?


Como un eco maligno, esta suspensión de Alvarez recuerda aquellas del pasado donde un pantalón demasiado estrecho o unos cabellos desordenados suponían problemas con la autoridad, o algo más allá de problemas.

El mensaje aquí queda claro. Si suspendieron a un doble medallista olímpico y tres veces campeón del mundo, qué no podría sucederle a un simple prospecto de provincias o de otro deporte. Esto parece una tomadura de pelo, pero no lo es.