AdSense

Con la tecnología de Blogger.

AddToAny

Cubanos en la MLB

Videos de los cubanos en la MLB

Entérate

El Yuli Gurriel

Cubanos otras Ligas

Serie Nacional

La Entrevista

» » » » El Clásico para Cuba es una tragedia shakesperiana anunciada

Hace ya muchos años que la pelota cubana anda de decepción en decepción, el Clásico del 2017 será otra más en la interminable lista
Hace ya muchos años que la pelota cubana anda de decepción en decepción,
el Clásico del 2017 será otra más en la interminable lista
Por Alexander García Milián.


Conversar sobre Hamlet, Otelo, Macbeth o Romeo y Julieta, nos remonta hacia el teatro de Shakespeare. Esas tragedias remiten el pensamiento a tiempos lejanos, en los que el amor, el dolor y el sufrimiento estaban a la orden del día. Hablar al respecto colma las emociones de cualquiera, y más de personas tan sentimentales como los cubanos; pero si conectamos el mundo de las tablas con el de las bolas y los strikes la cuestión es más complicada aún porque en Cuba opinar de pelota resulta tan polémico como el choque que Montescos y Capuletos sostenían en la Verona del Renacimiento.


SUBE EL TELÓN: EMPIEZA LA OBRA, FLASH BACK PARA ENTENDER LA HISTORIA

El Clásico Mundial de Béisbol es la máxima cita de este deporte y desde la primera versión en 2006 las principales selecciones del planeta preparan sus novenas en pos de alcanzar el título en ese certamen. Japón, con dos coronas, es quien domina el trono de este joven evento, amén de que República Dominicana alzó el cetro en la última versión, la de 2013. Cuba, tras un segundo lugar en el debut, quedó relegado a un perpetuo sexto puesto en los siguientes torneos; tal vez fue esa plata el reflejo de la última época de gloria después de ganar el Campeonato Mundial Amateur de 2005 y el comienzo de la debacle que persiste hasta hoy, ya que fue ese subtítulo el último resultado serio de los antillanos en los diamantes internacionales, exceptuando el sobredimensionado triunfo en la Serie del Caribe de 2015.

EL CONFLICTO ELEVA LA TENSIÓN Y TOPA LA TRAMA

La esencia no está en ver los fantasmas de la traición como le sucedía al moro de Venecia, pues ni Otelo estaría tan ciego como para echarle la culpa de todo a las deserciones; porque resulta el pretexto de moda, el que tiende a justificar la pérdida del nivel en la isla. Si bien es cierto que el éxodo está en alza desde entonces, no es lo único que determina. La partida de muchos talentos e, incluso, jugadores ya establecidos —Alexey Ramírez, Yadel Martí, Yoenis Céspedes y José Dariel Abreu, por solo citar algunos—, en verdad puede atentar contra la calidad del pasatiempo nacional, pero ahí hay tela por donde cortar.


DESCOMPONIENDO LA HISTORIA: VASOS COAGULANTES Y PUNTOS DE GIRO

El veneno y las puñaladas no sirven como detonantes que le pongan fin al conflicto, siguen las personas y su conciencia, lo que el poder de la mente esgrime y que en malas decisiones y actitudes en la dirección de este deporte colocan en boga de espectadores y especialistas el nefasto criterio de que todo es un caos, un abismo del que no saldremos jamás; cuestiones que van desde la falta de control a los planes de entrenamiento y a la metodología que rige la enseñanza en la EIDE y la ESPA, pasan por la inadecuada revisión de las medidas de los box, el inexistente trazado de las líneas de primera y tercera base y llegan hasta la permisibilidad de indisciplinas tan graves como faltas de respeto por injurias y obscenidades contra árbitros y directivos, como los actos que infraganti regala Víctor Mesa a menudo, la mayoría frente a las cámaras de televisión.

Estas aristas pueden dibujar someramente un panorama general acerca de la situación, algo así como cuando Hamlet va descubriendo la verdad acerca del asesinato de su padre; si a ello incluimos la escasa contratación de peloteros cubanos en ligas extranjeras, aún insuficiente a pesar de la expansión en los últimos años; el final está cerca, y la realidad bien concreta hace añicos cualquier esperanza de poder tocar el cielo de nuevo, tal como en los viejos tiempos hacían los grandes, “Curro” Pérez, Huelga, Changa, Capiró, Muñoz, Linares, Kindelán y toda una pléyade de estrellas que harían la lista interminable.


LEVE FLUJO DE CONCIENCIA ANTES DE BAJAR EL TELÓN...

Tal vez con atisbos de Conan Doyle o Dashiell Hammett, el tema llegó al móvil que lo origina, como buen policiaco está descompuesto y con los cabos sueltos amarrados, avanzamos tocando aún lo cómico y lo trágico que le da todavía el toque teatral al asunto. Todo radica en que la Serie Nacional no es la vitrina de antaño, esa plataforma de la que emergían impetuosos los atletas que arrasaban con las medallas de oro en Mundiales, Panamericanos y Olimpiadas. Es cierto que el béisbol cada vez está más avanzado, la ciencia influye en el desarrollo que posee, pero en un lugar donde la pelota va en la sangre, donde el talento emerge como agua de manantial, estar en la cola no es opción, no valen sextos ni terceros lugares, es ir por el título y nada más; pero la tragedia está anunciada.

Los nombres de Alfredo Despaigne, Vladimir García y Freddy Asiel Álvarez le dan un poco de luz a lo predecible; en el cuarto clásico, el que comienza en marzo, Cuba puede que ni pase la primera ronda, todo depende del impacto australiano, porque Japón no deja lugar a las dudas y lleva su armada completa: Tanaka, Yu Darvish y Kenta Maeda, como aces del pitcheo y Otani como perla emergente para los del sol naciente.


Avanzar a segunda instancia resulta la meta más seria del seleccionado nacional, entre holandeses, taipeianos y surcoreanos terminarían con los viejos anhelos de gloria que todavía tenemos los amantes del béisbol; aquí tocaría mirar los toros desde la barrera y ver como nipones, boricuas, quisqueyanos y norteamericanos compiten por el trofeo. La calidad está ahí, decir Robinson Canó, Miguel Cabrera, Yadiel Molina y Max Scherzer, deja sin palabras, todo está dicho.

REFLEXIONES DE UN ESPECTADOR

No quiero ser ave de mal agüero, solo deseo ser realista, debatir y comentar sobre pelota, no crear falsas expectativas y tratar de aliviar un poco el sufrimiento de los nostálgicos que sueñan que un día regrese lo que durante años tanto nos orgulleció.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua